Josie Scotchmer

Josie Scotchmer

Otra vez con lo mismo. De vez en cuando, la protección de datos abarca todos los titulares y siembra el pánico en el mundo del marketing. Con todos los países, normativas y regulaciones que existen, es difícil estar al día de lo que ocurre. Pero no te preocupes, que para eso estamos nosotros.

 

¿Cómo te afectan la legislación de datos EE. UU.-EU y la GDPR?

Esta semana se ha aprobado una nueva ley (o mejor dicho, se ha derogado una ley anterior) en el congreso de EE. UU., así que hemos pensado que ya es hora de ponerte al día con el siguiente capítulo de tu saga favorita: Privacy Shield. Como ya sabes, te hemos mantenido al tanto (lo mejor que hemos podido) y te hemos ayudado a descifrar el código de Privacy Shield.

¿Por qué lo hacéis?? Nos ha parecido que preguntabas… Pues porque la privacidad de los datos es un asunto que nos preocupa de verdad y sabemos que es importante para el resto de la comunidad de envío de emails.

 

¿Qué ha pasado esta semana?

A principios de esta semana, Donald Trump firmó una ley que permite a los proveedores de servicios de Internet (ISP) vender datos de los consumidores, dejando así sin efecto un proyecto de ley impulsado por Obama. Eso sí, todavía no ha entrado en vigor. Aunque las empresas de Internet como Facebook y Google ya tenían acceso a este tipo de información y recopilaban datos de los consumidores sin tener que pedir permiso, ahora los ISP podrán ir más allá y acceder a la información completa sobre todos los sitios web que visita un consumidor.

Los que se oponen a esta nueva ley afirman que estos datos expondrán a los consumidores y dejarán su información en una zona gris, y que los ISP se convertirán en un blanco perfecto para los hackers. Sin embargo, los partidarios de este cambio sostienen que fomenta la innovación, la creación de empleo y el crecimiento económico, y que la normativa federal sigue exigiendo que los proveedores de banda ancha protejan la información de los consumidores.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, una agencia independiente del gobierno de EE. UU.) apoyó la decisión de invalidar esta parte del plan de la era Obama para regular Internet, y declaró que “esas normas de privacidad defectuosas, que nunca llegaron a entrar en vigor, se diseñaron para beneficiar a un grupo de empresas específicas, no a los internautas. […] Hay que proteger la privacidad de los consumidores estadounidenses, independientemente de quién maneje su información personal”.

La FCC también declaró que colaborará con la Comisión Federal de Comercio para devolverle su poder de vigilancia en Internet y dejar que “el mayor experto en privacidad de Estados Unidos vuelva a tomar las riendas”. Por eso, aunque no sabemos muy bien lo que esto va a implicar, esperamos que en EE. UU. se endurezcan las normativas de protección de datos de los consumidores.

 

Vale, ¿y cuál es la situación en Europa?

En Europa ya existen regulaciones estrictas de protección de datos, y en 2018 entrará en vigor una ley aún más estricta todavía. Quizá nos hayas escuchado hablar de la Ley de Protección de Datos GDPR alguna que otra vez.

No obstante, es importante estar al tanto de lo que ocurre en EE. UU., puesto que muchas grandes empresas como Facebook, Google o Microsoft (por mencionar algunas) se encuentran en este país. Ahora bien: al operar en Europa, tienen que cumplir con Privacy Shield, que básicamente se puso en marcha para poder proteger los datos de los ciudadanos europeos y evitar que las empresas estadounidenses tratasen la información como si fuera de segunda categoría.

Data control

 

¿Quieres conocer la historia de Privacy Shield?

Hemos hablado bastante de Privacy Shield. Su predecesor, Safe Harbor, se invalidó el 6 de octubre de 2015. Si todavía no sabes por qué ha armado tanto revuelo con este tema, aquí tienes algunos de nuestros comentarios antiguos:

Octubre de 2015: ¿Qué es Safe Harbor y cómo puede afectar a tu negocio?

Marzo de 2016: ¿Es Privacy Shield el futuro de Europa?

Abril de 2016: Privacy Shield: Trabajo en construcción

Agosto de 2016: Privacy Shield: Nuevo capítulo en la protección de datos personales en Europa

También te puedes suscribir a nuestra newsletter (encontrarás el formulario al final del post) para enterarte antes que nadie de lo que opinamos sobre cualquier novedad futura acerca de la protección de datos.

 

¿Qué pueden hacer los expertos en marketing?

Es importante que los expertos en marketing sigan de cerca lo que ocurre con este tema. Sin embargo, es todavía más importante seguir preparándose para el GDPR (el reglamento general de protección de datos de la UE).

Si resides en Europa, uno de tus objetivos principales debería ser prepararte para el GDPR; y si eres un experto en marketing por email de EE. UU., una de tus máximas prioridades debería ser el asegurarte de que cumples con Privacy Shield. Aunque si lo piensas bien, la privacidad de datos es importante para todos.

Entonces… ¿Cómo puedes asegurarte de que tus actividades de envío de emails cumplen con la normativa vigente? ¡Pues nos alegra que lo preguntes!

La forma más sencilla es asociarse con un proveedor de servicios de email europeo cuyos servidores de datos se encuentren únicamente en Europa (pista: Mailjet es uno de ellos), para que haga por ti el trabajo duro. Al igual que nosotros, el resto de ESP con sede en Europa contará con unos términos y condiciones y una política de envíos a los que tendrás que ceñirte para poder enviar tus emails. Puede que esto te parezca un tostón, pero cumplir con la legislación de datos te beneficia como empresa. Echa un vistazo a la política de privacidad de tu ESP (deberías poder encontrarla en su sitio web) para ver cómo tratan y almacenan tus datos personales.

 

Si quieres estar al tanto de lo que ocurre con Privacy Shield y el GDPR, pero no quieres consultar la prensa todos los días, suscríbete a nuestro blog y te mandaremos todas las actualizaciones que os afectan a ti y a tu empresa.

¿Quieres compartir tus dudas y lo que has aprendido acerca de la protección de datos? Mándanos un tuit con el hashtag #MailjetDelivers.