En nuestra infalible guía de pruebas A/B en marketing por email para principiantes, te contamos lo importante que es que sepas qué quieres probar y cuándo. Hacer pruebas de división sin un propósito específico es perder el tiempo, ¿no te parece?

¿Y cómo puedes identificar y probar los KPIs adecuados para tu negocio? ¿No lo tienes claro? No te preocupes, aquí estamos para ayudarte.

super dog helps you with testing for KPI
 

¿Qué es un KPI? Nos ha parecido que preguntabas…

Los indicadores clave de rendimiento (KPI, en inglés) son una serie de cifras que reflejan el rendimiento de una empresa. Las empresas utilizan los KPIs para evaluar el éxito conseguido en función de unos objetivos establecidos previamente. Puede que los hayas visto antes en tu evaluación anual. ¡Seguro que el informe era impecable! Cada departamento se centra en unas perspectivas y prioridades distintas que, juntas, deberían conseguir que la empresa cumpliera con sus objetivos globales. Puede que el equipo de marketing, por ejemplo, se centre en la cuota de mercado, mientras que en contabilidad estarán más interesados en los beneficios y en cubrir los costes.

Entre los KPIs más comunes para un negocio en línea se encuentran el tráfico web, el registro de nuevos usuarios y los ingresos. Entre los KPIs para las soluciones de email (como es nuestro caso) se incluyen suscripciones a la newsletter; tasas de apertura de emails, de clics, de conversión, de spam, de rebotes y de cancelaciones de suscripción. Como ves, los porcentajes nos apasionan ?.

Los KPIs te pueden ayudar a tomar decisiones bien meditadas y a determinar qué actividades podrían necesitar un lavado de cara. Sin ellos, ¿cómo podemos definir el éxito? Salvo que seas un Einstein del siglo veintiuno, seguro que te resulta imposible tomar decisiones importantes. Los KPIs son nuestro salvavidas y nos ayudan a contestar a tres preguntas sencillas (en teoría):

  • ¿Estamos cumpliendo nuestros objetivos?
  • ¿Necesitamos cambiar de estrategia? Y si es así, ¿cómo?
  • Ahora mismo, ¿cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles?

 

¿Cómo puedes elegir los KPIs más adecuados para tu negocio?

Lo más complicado es elegir las métricas correctas y no bloquearse con los datos. Sigue estos cuatro pasos y tu jefe se quedará con la boca abierta. ¡Garantizado!

Wo your boss with KPI testing
 

Paso 1: define tus objetivos empresariales. Este paso es el más importante y será el pilar principal de tu estrategia. Si no tienes claros tus objetivos empresariales, no podrás definir los KPIs de marketing por email. Recuerda: cualquier acción que lleves a cabo deberá ayudarte a cumplir tus KPIs y los objetivos de tu negocio. Entre otras, por ejemplo, se encuentran la venta de un producto X, desarrollar una buena estrategia de marketing y lograr la confianza de los clientes en la marca.

Paso 2: define objetivos específicos. Ahora que tienes los objetivos bien definidos en tu cabeza, puedes fijarte unas metas específicas. Te puedes preguntar cosas como: “¿Qué acción deberían llevar a cabo mis suscriptores después de recibir mis emails?” o “¿Cómo me ayuda el marketing por email a lograr mis objetivos?” Algunos posibles objetivos: más ventas y un aumento de las visitas únicas; mayores márgenes de beneficio; más suscriptores a la newsletter; satisfacer las necesidades de tu cliente y elaborar una base de datos de clientes para marketing, a modo de plataforma de recursos principal. ¡La lista es interminable!

Ten en cuenta que los objetivos pueden influirse mutuamente. Si quieres conseguir más clientes y obtener mayores beneficios al mismo tiempo tanto con clientes nuevos como existentes, puede que los objetivos entren en conflicto. Ten cuidado y no fijes demasiados objetivos. Asegúrate de que puedes medir tus logros de forma objetiva. ¿Cómo? (Nos ha parecido que preguntabas). Con resultados tangibles.

Paso 3: define tus KPIs. Ya has definido tus objetivos de negocio y tus metas. Ahora toca implantar unos KPIs de email específicos para medir tus logros. Hazte esta pregunta: “¿Con qué datos puedo validar mis metas?” Tal vez quieras tener en cuenta otros factores como las nuevas suscripciones mensuales, unas mayores tasas de apertura de emails o el número de visitas a tu sitio web. Y podríamos seguir hasta el infinito, pero mejor lo dejamos aquí ?.

Paso 4: define los objetivos KPIs. Ahora pongámonos serios: es el momento de marcar valores objetivo alcanzables para cada KPI. Podrás saber si alcanzas tus metas fijando unas cifras concretas. Algunos ejemplos: 5000 nuevos clientes, 250 suscripciones cada semana, 30 % de tasa de apertura de emails… Si cuantificas tu éxito, podrás reaccionar en consecuencia.

Set up process KPI
 

 

KPIs para el email: cuáles y cómo probarlos

Ahora que ya sabes definir los KPIs adecuados para tu negocio, es el momento de ponerse manos a la obra. La mejor manera de alcanzar tus metas es haciendo pruebas de división.

 

Suscripciones a la newsletter

Antes de enviar campañas de email estupendamente diseñadas para tu público objetivo, necesitas elaborar una lista de suscriptores que reúna los requisitos. Si crees que tu lista necesita más suscriptores, entonces deberías centrarte en incrementar las suscripciones a la newsletter. Define un objetivo de KPI específico que incluya el plazo en el que quieres alcanzar un determinado número de suscriptores (nuevos) a la newsletter.

La mejor manera de ganarse a la gente es implementando un widget atractivo de suscripción a la newsletter. Haz pruebas con tu posición en la bandeja de entrada y con el propio widget de suscripción a la newsletter. Juega con la redacción, los colores de los botones… Crea distintas versiones y evalúa cuál funciona mejor.

Mailjet newsletter widget
 

Consejo: Dale un buen motivo a tu grupo objetivo para que se suscriba. Además de enviar información valiosa de forma periódica, crea un bonito freebie (tal vez un libro electrónico, un libro blanco o un código promocional) y regálalo como un incentivo añadido. Prueba con distintos detalles hasta que encuentres el que tu usuario quiere de verdad.

 

Porcentaje de apertura

Un buen porcentaje de apertura es un requisito previo para triunfar con una campaña por email. Define un objetivo específico y el plazo en el que quieres conseguirlo… ¡y a por todas! Existen tres elementos que influyen en la tasa de apertura: la línea de asunto, el texto del preencabezado y el nombre del remitente. Recuerda probar los tres elementos.

Tu objetivo debería ser redactar líneas de asunto atractivas en tu sector. Nadie quiere ser el Buzz Aldrin del marketing por email. Sí, ya sabes (o tal vez no), el tipo que pisó la luna… después de Neil Armstrong ?. Alcanza tu objetivo jugando con la longitud, la personalización, la urgencia, las preguntas e incluso los emojis. Tenemos justo el recurso que necesitas para saberlo todo sobre cómo redactar líneas de asunto espectaculares.

Piensa en el texto del preencabezado como si fuera una extensión de la línea de asunto de tu email. Se trata de una segunda oportunidad para cautivar a tus suscriptores y convencerlos de que abran TU email.

El nombre del remitente es uno de los elementos del email que más se pasan por alto. Si eres una marca de confianza, tus lectores solo necesitan leer el nombre que viene en el email. Los verdaderos seguidores recaban toda la información que pueden. Así que elígelo sabiamente. Sin embargo, como no todo el mundo tiene tanta suerte, tendrás que ganarte su confianza centrándote en ese elemento, así que prueba con distintos nombres. Divide las pruebas entre versiones más profesionales (equipo de marketing de Mailjet, equipo de Mailjet) y otras más personales (Juliane de Mailjet) para ver cuáles te funcionan mejor.

 

Tasa de clics

En la mayoría de los casos, las métricas de apertura solo son el primer paso para conseguir el objetivo final. Lo que buscas es que tus suscriptores abran tu email y lleven a cabo una acción. A lo mejor quieren descargarse una parte específica del contenido, apuntarse a un evento y, por supuesto, comprar tu producto. Si tu KPI es aumentar la tasa de clics en un X %, prueba las fotos, las descripciones y las llamadas a la acción de tus productos, los códigos de referencia, los banners en las redes sociales y otros elementos que se te ocurran.

 

Tasas de bloqueo, spam y cancelaciones de suscripción

Elaborar una buena lista de suscriptores cuesta bastante. Perder suscriptores a la newsletter puede resultar descorazonador y hacerte sentir poco querido, así que ponte las pilas centrándote en tu audiencia (pero no te olvides de tu familia, amigos y seres queridos). Analiza las tasas actuales de bloqueos, spam y cancelaciones de suscripción, y márcate unas metas (realistas).

La mejor manera de retener a tus lectores es crear unas campañas de email que se ajusten a sus necesidades. ¡Pregúntales! ¿Qué temas les apasionan? ¿Qué productos y servicios buscan tus clientes? La gente quiere entretenerse. Prueba con distintos tipos de contenido interactivo como vídeos, imágenes animadas, encuestas, mapas interactivos, acordeones y mucho más.

 

Deberías revisar tus KPIs al menos una vez al mes. Sin embargo, un análisis diario también puede resultar útil en determinadas circunstancias para que puedas reaccionar a tiempo. La frecuencia de los análisis puede variar según el trabajo que implique. Y por último, no te olvides de plasmar tu KPI con gráficos. Te ayudará a llevar un seguimiento y a demostrarle a tu jefe que tienes todo bajo control.