Se acerca esa época del año. Ya sabes, esa en la que las gambas y otros moluscos temen por sus vidas, las familias se reúnen para comer, beber y comer un poco más, y los niños se pegan un buen madrugón para ver qué les han traído los Reyes.

Halloween, Black Friday, Cyber Monday, Navidad, Año Nuevo, el Día de Reyes… están todos a la vuelta de la esquina, y tienes que estar preparado. Sabemos que has aprovechado todo el verano para trabajar en tu estrategia de emailing de cara al cuarto trimestre: has renovado tus listas de contactos, has creado diferentes plantillas navideñas, te has dejado la sesera para sacar ideas de marketing fenomenales… Vamos, que estás listo para el rock’n’roll.

Pero, ¿y si no fueras tan organizado? ¿Y si fueras… un spammer? ?

Obviamente, no eres un spammer. Prueba de ello es que has estado leyendo nuestro blog y has seguido los consejos y las prácticas recomendadas de entregabilidad que escribimos periódicamente para ti. Pero, ¿y si, así especulando, tuvieras un alter ego de spammer esperando a la temporada navideña para enviar emails de pésima calidad a destinatarios que no quieren recibirlos? ¿Qué tipo de supervillano spammer serías?

Seguro que te pica la curiosidad. Por eso hemos creado este test, para que puedas conocer a ese otro tú que llevas dentro y que te espera en el lado oscuro del emailing.

¿Te intriga? ¡Vamos allá!