Mylène Blin

Mylène Blin

Las mejores ideas de marketing surgen de principios psicológicos muy básicos. Si el storytelling está tan de moda es por algo… ¡no podemos negar que las historias enganchan!

En parte porque nos ayudan a comprender mejor el mundo que nos rodea: los niños aprenden normas morales o sociales gracias a las fábulas, las analogías nos sirven para recordar conceptos científicos, y, estos relatos, nos ayudan a relacionarnos y empatizar con los demás.

Bien contadas, las historias fidelizan a tus clientes a largo plazo, pues se sienten identificados con la personalidad y objetivos de tu marca, y se implican emocionalmente en su éxito. El 80 % de los clientes desea que las marcas le cuenten su historia, pero no puede recordar un buen ejemplo. ¿Cuál es la clave? Siendo realistas, la panacea no existe. Sin embargo, hemos preparado algunas sugerencias para ayudarte.

 

Compón tu propia historia

El storytelling consiste básicamente en vender historias. Para diferenciarte de la competencia, debes mostrar tu personalidad y ganarte a los clientes por tu forma de ser.

Antes de contar tu historia, decide cuál será tu enfoque: ¿eres rompedor, innovador? ¿Una alternativa más sana o más barata? ¿Una imagen excéntrica y graciosa?

Jack Daniels knows how to storytell. Their angle is: we’re a timeless classic – we’ll always be relevant and funny.

En Jack Daniel’s son expertos en contar historias. Su enfoque es: somos un clásico atemporal, siempre nos mantendremos como el referente de actualidad y diversión.

En cada anuncio rinden homenaje a su legado y a sus tradiciones. Aunque presenten contenidos del pasado, siempre resulta fácil identificarse con sus historias. A menudo mencionan a sus empleados, mostrando el lado humano de la marca y utilizan un sentido del humor universal para conectar con los usuarios.

 

Empieza por el principio

Toda historia debe contar con una buena introducción. Prepara el terreno con una secuencia de emails automatizados. Incluye un vídeo no muy largo para presentar tus objetivos y mostrar al cliente todo lo que ofreces.

En TOMS, los usuarios pueden personalizar su relación con la marca eligiendo las historias que más les interesan. Además, esta marca se autodefine como un “movimiento” y una “familia”, dejando claro que no es una empresa corriente. Es la historia de una comunidad con unos objetivos claros y definidos.
Capture d’écran 2016-06-10 à 16.10.24

Sinceridad ante todo

Si alguna vez has visto Catfish: Mentiras en la Red, sabrás hasta qué punto las mentiras pueden perjudicar una relación en línea. Si deseas establecer una relación de confianza con tus suscriptores, no tires de bancos de imágenes, sino de fotos de equipo reales, pero profesionales. Todos sabemos detectar una sonrisa falsa. En las campañas testimoniales, usa la fotografía de un cliente que esté contento de verdad con tu producto y servicios.

Echa un vistazo a la campaña de Uber. Esta empresa articula su propia historia a través de una anécdota real (sobre uno de sus conductores que salvó la vida de cuatro personas). Así, logran crear un vínculo emocional centrándose en la heroicidad de su conductor en lugar de en la propia empresa. Además, involucran a sus clientes animándoles a evaluar a sus conductores como señal de reconocimiento. Quizás cinco estrellas no basten para una persona que te acaba de salvar la vida, pero no está mal para empezar.
Capture d’écran 2016-06-03 à 14.29.48

Aprópiate de las historias de tus clientes

Toda historia necesita un héroe y, en este caso, será tu cliente. Celebra con ellos los momentos importantes (para el usuario o para la empresa) y garantizarás que no te manden a la carpeta de spam. Una de las tácticas preferidas de American Express es mostrar historias de clientes que han usado sus recompensas para lograr el éxito; un planteamiento diferente respecto a las campañas testimoniales tradicionales.  

 

Recurre a todos tus canales

En un pasado muy lejano, las historias se transmitían de boca a boca. En la actualidad, podemos difundir nuestro mensaje de muchas formas, y el email es solo una de ellas.

Vídeos para contar historias. Los vídeos combinan movimiento, rostros y música que, si todavía no lo sabes, son métodos súper efectivos para captar la atención del usuario. Además, también tienen más probabilidades de viralizarse en las redes sociales que los enlaces y los textos juntos. Por si fuera poco, insertar un vídeo es pan comido gracias a nuestra magnífica solución alternativa.

Difunde tu historia con las redes y demostraciones sociales. Amplía el alcance de tu marca incorporando emails y redes sociales, y poniendo en marcha campañas de recomendación. Conseguirás que más clientes (actuales y futuros) lean tu historia y podrás desarrollar una imagen de tu empresa completa, lógica e influyente que aumente el atractivo de tu marca.

Ahora que ya lo sabes todo sobre el storytelling por email, toca ponerse manos a la obra. No te olvides de probar diferentes versiones de tus mensajes (hasta diez, gracias al análisis A/X), ni de segmentar tus listas de contactos para que la historia oportuna llegue a las personas adecuadas. ¡Tus destinatarios estarán suspirando por más!

giphy-2
Ahora te toca a ti compartir tu historia: ¿has incorporado el storytelling a la estrategia de marketing y la identidad de tu marca? Envíanos todos tus consejos por Twitter o a través de la sección de comentarios.