Denise Chan

Denise Chan

Se agrupan en listas de contactos polvorientas. Cazan a los email marketers que bajan la guardia. Los contactos zombis no son los comecerebros sin miedo de Guerra Mundial Z o The Walking Dead. Estos zombis se alimentan de listas de direcciones de correo. Cada año se pierde un terrorífico 25-30% de contactos de correo electrónico saludables.El compromiso de los contactos de pierde por varios motivos: porque se les acribilla a mensajes o porque simplemente pierden el interés. Con el tiempo, las marcas se ven afectadas por su reputación como remitentes y sus ventas reciben el impacto de estos contactos zombis escurridizos.

 

Pese a todo, ¡no tengas miedo!: tenemos el antídoto para prevenir que los contactos inactivos se zampen tus campañas. Sigue estos cinco pasos para insuflar un poco de vida a tus listas de correos electrónicos.

 

giphy-1

 

 

 

1) Identifica los síntomas de un contacto zombi

Define qué significa un contacto inactivo para tu negocio. Para nuestro propósito, son aquellos usuarios inactivos que no han abierto ningún email durante cierto periodo de tiempo. El compromiso medio esperado de cada usuario puede variar dependiendo de tu producto o servicio y de la frecuencia de tus envíos. Dependiendo de la industria, la media está entre tres y seis meses.

2) Cuarentena

Una vez diagnosticados tus zombis, querrás ponerlos en una lista de contactos o en una hoja de cálculo separada. Segmentar tus contactos inactivos no solo te ayudará a estar mejor organizado para iniciar una campaña de repesca (a la que llegaremos en un momento), sino que además te facilitará la extracción de tendencias comunes. Por ejemplo, puede que algunos grupos geográficos o de edad se enganchen con diferente frecuencia, de modo que podrás analizar cuál puede ser la causa uniendo las similitudes.

3) Resucítalos

Ahora ya estás listo para tratar de resucitar a tus contactos zombis con una campaña de repesca. Tanto si se trata de contenido exclusivo o de una promoción-que-no-puedes-dejar-escapar, revisa tu segmentación y piensa en qué podría estar interesada cada audiencia en particular. Algunos ejemplos que en su día llamaron mi atención combinaban personalización con líneas de asunto del tipo “Eh, Denise, ¿sigues ahí?”, o “Te hemos echado de menos en xyz”.

4) Si todo lo demás falla… corre

Exacto, corre. ¿Te suena esa escena en todas las películas de miedo en la que empieza a sonar la música de suspense y el protagonista camina hacia ese ruido que viene del piso de arriba mientras todos le gritamos que dé la vuelta y huya? Es bueno saber cuándo dejar de intentarlo. Los contactos que responden a la campaña de repesca se incluirán de nuevo en tu lista de contactos. Sin embargo, es el momento de que consideres eliminar de tu lista a aquéllos que no respondan. Ver cómo tu lista de contactos se reduce puede doler en un primer momento, pero cuando se trata de la reputación del remitente siempre es mejor la calidad frente a la cantidad. Siempre puedes convertir esto en una oportunidad para sacar conclusiones enviando a estos usuarios una breve encuesta en la que se les comunique que se les va a eliminar de la lista, a la vez que se les pregunta por qué han perdido el interés y qué le gustaría que cambiara.

5) Estate siempre alerta

¡Enhorabuena! Has sobrevivido. Pero no debes bajar la guardia ¡Esos contactos zombis no perdonan! Todos los usuarios son propensos a desengancharse con el tiempo. Es muy probable que se vean sobrepasados por el contenido, especialmente si tienen sus bandejas de entrada llenas de suscripciones.

Para asegurarse de que los usuarios quieren recibir tu contenido y reforzar a los remitentes que crean contenido de alta calidad, los proveedores de internet hacen un seguimiento del compromiso de las listas de contactos. Las direcciones de correo electrónico que permanecen inactivas por un periodo de tiempo largo pueden convertirse en trampas para spam, lo cual se puede usar para identificar remitentes que están incurriendo en un comportamiento ilícito o que no limpian sus listas con regularidad.

Para mantener tu reputación como remitente, asegúrate de revisar regularmente los usuarios inactivos de tu lista de contactos. Aunque esto depende en gran medida de la frecuencia de tus envíos, es una buena idea empezar con una revisión mensual.

Tal vez te guste pasar algo de miedo cuando se acerca Halloween, pero seguro que prefieres no trabajar con contactos zombis. ¡Las consecuencias son mucho peores que las del “truco o trato”!

¿Nos cuentas tus mejores campañas de repesca o alguna que haya llegado a tu bandeja de entrada y te haya gustado especialmente?