Enisa Korance

Enisa Korance

Marketing Assistant

¿El mundo del email está lleno de términos que te suenan a chino? ¿Tu compañero te ha dicho que tenéis que cambiar vuestro widget para hacer una suscripción doble opt in y tú has asentido y sonreído, sin saber bien qué decir?

¡No te preocupes! En este Glosario de Email, te traemos un glosario de definiciones básicas del mundo del emailing para que domines los conceptos indispensables, en cualquier situación.

Ya nos gustaría que cada mensaje que enviamos llegara a su destino, ¿verdad? Sin embargo, hay algunos obstáculos que se pueden interponer entre nuestros emails y sus destinatarios, y uno de ellos es el rebote.

 

¿Qué es el rebote en email?

Muchos relacionan la tasa de rebote con las páginas web, pero también es una métrica que afecta a los emails. El rebote es un error que se produce cuando nuestro email no puede ser entregado a su destinatario y es devuelto al servidor del remitente. Por tanto, la tasa de rebote no es nada más que el porcentaje de emails, de entre todos los enviados, que no logran llegar a su destino.

Para ponerlo en contexto, el rebote es el equivalente informático a cuando nuestro correo postal es devuelto porque la persona a la que hemos escrito no vive en la dirección que indicamos en el sobre. Lo mismo puede pasar con los correos electrónicos.

Entre estos errores podemos encontrar dos tipos distintos: el hard bounce (o rebote duro) y el soft bounce (o rebote blando o suave). De ambos podemos obtener tasas de rebote diferentes, que nos ayudarán a analizar la salud de nuestra lista de contactos y mejorar la entregabilidad de nuestros emails.

Hard bounce o rebote duro

Los errores conocidos como hard bounce, o rebote duro, son enviados cuando el servidor de email del remitente considera el problema como algo definitivo: por ejemplo, cuando una dirección de email no existe (por una falta de ortografía, por ejemplo) o cuando el envío se hace a un servidor webmail que ya no está operativo (como @tele2.es o @voila.fr).

Para prevenir estos errores, algo indispensable si queremos mantener una entregabilidad óptima, existen diferentes métodos que pueden ayudarnos:

  • Examina periódicamente tu lista de contactos. Revisa tus listas cada cierto tiempo para asegurarte de que todas las direcciones de tus contactos han sido correctamente validadas. Es importante tener en cuenta que la mayoría de las plataformas de email marketing, como Mailjet, ofrecen ya un sistema de filtrado previo que rechaza las direcciones de servidores obsoletos. De este modo, las estadísticas de tus campañas no se verán afectadas y tus tasas de rebote se mantendrán bajas.
  • Usa un opt in doble. Al incluir una doble validación por parte de nuestros futuros destinatarios, primero en nuestra página web y después mediante un email de confirmación enviado directamente a su bandeja de entrada, nos aseguramos de que la dirección registrada existe y es correcta, que ese usuario se ha suscrito voluntariamente y por último, pero no menos importante, que esa dirección no va a darnos errores en el futuro.

Email de confirmación de suscripción

Soft bounce o rebote blando

Los errores del soft bounce o rebote blando llegan cuando el email no puede ser entregado, pero el servidor considera que se puede tratar de un error temporal. Por ejemplo, el soft bounce puede ser causado porque el receptor tiene la bandeja de entrada llena, porque el servidor de recepción no tiene espacio suficiente o incluso por un fallo temporal en el proveedor de email de los destinatarios.

Normalmente, el servicio de envío de emails intentará reenviar varias veces los mensajes que devuelvan un rebote blando. Estos reenvíos continuarán hasta que el servidor receptor acepte nuestro mensaje o hasta que nuestro servicio determine que la dirección realmente no está disponible. En este caso, los envíos futuros a esa dirección serán bloqueados previamente.

Rebote duro Rebote blando
Dirección de email inválida (slopez@gmila.com) Bandeja de entrada llena
Dirección de email inexistente (juan78@tele2.es) Servidor de recepción sin espacio suficiente
Fallo temporal del servidor del destinatario

 

¿Cómo afecta la tasa de rebote a nuestra entregabilidad?

Los rebotes, ya sean blandos o duros, pueden ser vistos como señales de alerta enviadas a los emisores de los mensajes, que nos señalan la inactividad de una dirección de email o la inexistencia de un contacto, tal y como lo haría el servicio de correos ordinario. Por ello, es importante asegurarnos de la fiabilidad de nuestra tasa de rebote.

En efecto, una tasa de rebote muy significativa nos indicará que nuestra lista de contactos no está actualizada, puesto que estará compuesta por un número alto de direcciones de emails inexistentes.

Los servicios de envíos de email de nuestros destinatarios pueden interpretar estos datos de dos formas distintas: o bien que la lista ha sido comprada (y está por tanto formada por un gran número de contactos inactivos), o bien que no la limpiamos con regularidad.

En cualquier caso, una tasa de rebote alta es una señal de que no seguimos las mejores prácticas del emailing y nos arriesgamos a que esto nos penalice.

 

¿Cuál es una tasa de rebote razonable?

Los emails rebotados perjudican tu reputación de remitente y la de tu proveedor de email, por lo que es importante mantener una tasa de emails rebotados lo más baja posible.

Desde Mailjet siempre recomendamos mantener una lista de contactos que nos devuelva unas tasas de rebote iguales o inferiores al 5% para cada campaña enviada. Nuestra política de envíos es clara en lo que respecta a este tema: si la tasa de rebote supera el 8%, nuestra cuenta puede ser puesta en cuarentena, lo que provocaría que la velocidad de envío proporcionada por Mailjet descendería.

Ahora que ya hemos comprendido lo que es, sabemos que la tasa de rebote es uno de los indicadores más importantes de la eficacia de nuestras campañas y del estado de salud actual de nuestra lista de contactos: Ignorarlo significaría poner en jaque nuestra entregabilidad.

 

¿Quieres consultar más conceptos básicos del email? Echa un vistazo a otras entradas de nuestro Glosario de Email.