Puede ser porque es uno de los meses más fríos del año (en el hemisferio norte) o porque acabamos de salir de las fiestas navideñas, pero la gente suele deprimirse en enero.

moresnowgif
 

Como tus clientes andan desanimados, puede que tu tasa de apertura de correos electrónicos haya bajado. Es el momento ideal para revisar tus métodos y explorar nuevas formas de volver a conectar con tu lista de contactos. Aquí tienes algunas preguntas que deberías hacerte antes de lanzar nuevas campañas para que tus clientes vuelvan a sonreír.

¿Será la entregabilidad el problema?

Lo primero que tienes que comprobar es la entregabilidad. Puede que tus correos electrónicos terminen en la carpeta de spam y que el cliente no llegue ni a verlos. Tu porcentaje de mensajes marcados como spam y el número de mensajes rebotados te pueden indicar si tus correos electrónicos llegan a las bandejas de entrada.

Tus mensajes pueden terminar en la carpeta de spam por varias razones. Por ejemplo, debes tener en cuenta las palabras relacionadas con el spam (para poder evitarlas) y pedirles a tus clientes que incluyan tu dirección de correo electrónico en su libreta de direcciones. Además, procura eliminar con frecuencia las direcciones que rebotan los mensajes. Encontrarás más consejos en nuestro libro blanco sobre la entregabilidad.

¿Ha cambiado recientemente el tamaño o la composición de mi lista?

Recuerda que no existe una regla general con respecto al tamaño de tu base de clientes. ¿Has observado nuevas suscripciones o se ha ampliado recientemente el segmento demográfico de tus clientes? Puede que la bajada en tu tasa de apertura se deba a que envías los mensajes sin saber a quién te diriges. En ese caso, deberás volver a segmentar tu base de clientes y personalizarla según corresponda. Piensa con frecuencia quiénes son tus clientes y cómo interactúan con tu empresa a medida que tu producto evoluciona.

¿Y qué hay de mis contenidos?

En línea con el punto anterior, una bajada de la tasa de apertura también puede indicar que necesitas nuevos contenidos. Después de todo, el contenido del mensaje desempeña un papel más importante a la hora de atraer al cliente que la línea de asunto.

Puede que tus clientes se sientan desanimados con tus contenidos porque han sido bombardeados con mensajes promocionales durante el periodo de fiestas de noviembre y diciembre. Vuelve a ganártelos poco a poco enviándoles campañas de correo electrónico de carácter informativo y no promocional.

Los contenidos pertinentes y útiles te permitirán recuperar la confianza de tus clientes. A la larga, estarán pendientes de lo que envíes y ni siquiera tendrás que abrirte paso en la jungla de su bandeja de entrada.

¿Qué métodos piensas usar para remontar el ánimo de tus clientes en enero? ¡Cuéntanoslo en los comentarios más abajo!