Judith Michel

Judith Michel

El email es una de las herramientas de marketing más eficaces. Bien usado, te ayuda a conseguir más clientes y mejorar las tasas de apertura, clics y conversiones. Sabemos que, en ocasiones, es más fácil decirlo que hacerlo. Por eso hemos recopilado los siete pecados capitales del marketing por email, esos a los que seguramente te enfrentarás en algún momento en el día a día de tu negocio y que afectan al éxito de tu estrategia de marketing. Veamos cómo evitarlos para que puedas superarte.

 

7 Pecados Que Evitar En Tus Emails

Pecado #1: meterte a hacer email marketing sin una estrategia previa

Uno de los errores más habituales es pensar que el marketing por email es llegar y besar el santo. Pues no, no llegarás a ninguna parte si te dedicas a enviar campañas de email a ciegas. Para triunfar, necesitas tener una estrategia clara, definir bien los objetivos y haber determinado unos KPI de antemano.

Define los objetivos

Lo primero que debes hacer es definir qué objetivos quieres alcanzar y preguntarte qué quieres conseguir mediante el marketing por email. ¿Quieres mejorar el número de suscriptores de tus redes sociales? ¿Aumentar las cifras de ventas? ¿Contar a tus clientes que vas a lanzar un producto nuevo? ¿O quizá busques estrechar lazos con tus clientes? Cuanto más claras formules tus metas, más probabilidades hay de que triunfes.

Desarrolla una estrategia

Cuando tengas claros tus propósitos, tendrás que desarrollar una estrategia de email marketing que te ayude a conseguir tus objetivos. Por ejemplo, si quieres hacer hincapié en cultivar la relación con tus clientes, solo tienes que enviar un lote de emails en los que les preguntes su opinión, en los que recompenses su fidelidad o en los que les des las gracias de forma personalizada.

 

Define los KPI

Es importante que definas unos KPI para poder analizar y evaluar tus objetivos y logros. Estos reflejan la eficacia de tu email marketing: revelan tus puntos fuertes y débiles, e indican si estás cumpliendo o no con tus objetivos. Así, puedes cambiar o adaptar tu estrategia como corresponda.

 

 

Pecado #2: pasarte promocionando (o quedarte corto)

La promoción también es uno de los factores más importantes para triunfar con el email marketing, pero supone un reto constante para los expertos en la materia.

Si envías muy pocas newsletters, los suscriptores se olvidarán de ti y tendrás que ver cómo entablar relación con los clientes y mejorar tus cifras de ventas. Por el contrario, si envías newsletters para promocionar tus productos todos los días, acabarás por molestar profundamente a los clientes muy rápido. Y claro, esto deriva en cancelaciones de registro, bloqueos o, lo que es peor, que te marquen como spam (lo que no solo afectará a tu reputación de remitente, sino que también podría suponer un golpe para tus cifras de ventas).

Por tanto, la frecuencia de envío juega un papel importante en el email marketing. Te recomendamos que hagas pruebas A/B para determinar el día, la hora y la frecuencia ideal para enviar tus materiales de marketing.

Envía tus campañas a distintas horas en días diferentes y juega con la frecuencia de los envíos. Compara los resultados de todas las campañas y analiza la hora y la frecuencia más adecuada para tus clientes y suscriptores a la newsletter. Adapta tus envíos a estos resultados y ¡tachán!, así es como se descubre la cantidad perfecta de promoción.

 

Pecado #3: terminar la comunicación por email de forma abrupta

Muchas empresas saben que un email de bienvenida tiene un potencial enorme en el marketing por email para fidelizar a los clientes. Pero si, tras esa cálida bienvenida, el silencio invade la bandeja de entrada del suscriptor, estarás cometiendo un error que puede hacerte perder un cliente potencial muy rápido. No margines así a tus clientes de primeras: procura crear un vínculo fuerte con tu cliente enviándole emails personalizados de alta calidad, en los que le ofrezcas valor añadido, después del email de bienvenida.

Para los recién iniciados, es importante causar una primera buena impresión con el email de bienvenida. Evita las frases predecibles del tipo “Te has registrado correctamente” y “Hola, acabas de registrarte en nuestra newsletter”. Dales la oportunidad de probar tus productos y servicios, y llama su atención con un código de descuento para su primera compra. Serán muy pocos los suscriptores que se resistan a esa oferta.

Si además personalizas el email de registro, te llevarás un gallifante: con ese detalle, el cliente tendrá la impresión de que has creado el email exclusivamente para él, con lo que te ganarás su fidelidad al instante.

 

 

Tras la primera compra, merece la pena enviar un cuestionario de comentarios para que el cliente pueda evaluar tus productos y servicios. Así, además de demostrarle que te interesa su opinión, obtendrás información importante que puedes usar para tu proceso de optimización. Podrías enviar los siguientes tipos de email tras el mensaje de bienvenida:

  • Emails en los que te pongas a disposición del cliente si ves que lleva un tiempo sin interactuar contigo.
  • Emails de recordatorio que hagan referencia a los productos que tienen en su cesta o al descuento por primera compra que tiene pendiente de canjear.
  • Emails con recomendaciones de productos según el comportamiento de compra del cliente.

A continuación puedes ver un ejemplo del posible formato de un email de recordatorio, que sirve para recordar a los clientes que tienen productos esperando en la cesta de la compra. Si añades un código promocional u ofertas especiales, les motivarás para que completen el pedido.

 

 

Pecado #4: enviar emails con exceso de imágenes e información

Por supuesto, todo el mundo quiere que sus suscriptores reconozcan y entiendan toda la información que contiene la newsletter. Pero si embutes información y referencias visuales en exceso en un email, estarás bombardeando a los destinatarios con información que, más que atraerlos, los espantará.

Es importante que tus emails ofrezcan valor añadido y contengan texto e imágenes de forma proporcionada. Diséñalos de manera estructurada y divide el contenido en cabecera, pie y cuerpo principal. Usa enlaces relacionados y trabaja con textos cortos que incentiven a seguir leyendo. Si sigues las normas básicas del diseño de emails cuando crees tus campañas, tus emails cumplirán con su cometido: atraer a los clientes.

El ejemplo siguiente muestra qué secciones son las que hacen que el diseño del email sea atractivo. El encabezado, el cuerpo principal y el pie van bordeados con colores distintos para que se distingan claramente. De este modo, se puede ver qué contenido entra en cada área.

 

 

Pecado #5: decepcionar a tus suscriptores con contenido y diseños sosos

Hasta un email bien estructurado puede aburrir mortalmente a los clientes. Uno de los peores pecados que puedes cometer en el marketing por email es emplear un contenido y un diseño secos como la mojama. Desde luego, no es algo que vaya a redundar positivamente en tus tasas de clics o conversiones. Tus emails no pueden oler a naftalina, así que te recomendamos usar la segmentación y la personalización para que tus campañas huelan a aire fresco. Analiza el comportamiento de compra del cliente, aprovecha sus datos demográficos y geográficos, y crea emails personalizados que solo envíes a segmentos concretos. Así, despertarás el deseo del cliente de comprar y entrarás en la rueda del éxito del email marketing.

 

 

No olvides que las ofertas de cumpleaños y aniversario, el uso de contenido interactivo, poner en marcha concursos y utilizar diseños temáticos para ocasiones especiales como Navidad, San Valentín, Halloween o el Black Friday también dan a tus emails un toque especial que garantizará que el destinatario los abra.

 

Pecado #6: no usar un diseño adaptativo

El teléfono móvil va con nosotros a todas partes las 24 horas del día, así que cada vez es más habitual que los emails se lean en dispositivos móviles. El experto en marketing por email que no use diseños adaptativos está claramente sentenciado: ninguna persona que tenga un smartphone soporta ver textos que se muestran mal, imágenes que no cargan y llamadas a la acción demasiado pequeñas.

 

No caigas en esto.

 

Los emails que llegan así a sus destinatarios pueden estigmatizarse más rápido de lo que tardas en decir “marketing por email”. Para evitarlo, créalos con un diseño adaptativo.

 

 

La forma más fácil de hacerlo es usar editores de email, como Passport. El programa de procesamiento guarda tus campañas con un diseño adaptativo para que tus emails se adapten automáticamente al tamaño de la pantalla del dispositivo sin que afecte al diseño de la newsletter. Crear estos tipos de emails sigue siendo un desafío para muchos desarrolladores, pero el problema puede resolverse rápidamente con MJML, el markup language de código abierto de Mailjet, al tiempo que generas códigos HTML sencillos, de alta calidad y adaptativos.

 

Pecado #7: entrar en pánico cuando los suscriptores cancelen su suscripción

No es agradable que los suscriptores pidan darse de baja de tu newsletter, pero eso no significa que sea el final. ¡Ni de lejos! No importa lo bien que lo hagas: siempre habrá gente que cancele su suscripción. Por ejemplo, si los intereses de tus destinatarios cambian o si no has optimizado la frecuencia de los envíos, quizá algunos lectores prefieran dejar de recibir tus newsletters. Utiliza estas decisiones de tus suscriptores y saca lo mejor de ti mismo para que la gente te recuerde por lo bueno.  

Diseña el proceso de cancelación de suscripción para que sea lo más sencillo posible y pregunta siempre por qué quiere darse de baja. Usa las respuestas para optimizar tu email marketing y descubrir posibles puntos débiles. Todo esto demuestra que las cancelaciones de suscripción son una parte importante del email marketing y garantiza que sigas desarrollando tu estrategia.

 

¿Conoces algún otro enfoque que se deba evitar en el email marketing? ¿Cuál ha sido tu experiencia? Comparte tus ideas y vivencias con nosotros en Twitter.