Aunque se supone que la acción de las películas de La Guerra de las Galaxias y el Universo Expandido sucede hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana (en la que la probabilidad de que personas como Ray Tomlinson existan es casi nula), los emails son algo real. Sí, sí. De verdad. Hemos consultado la Wikia de La guerra de las galaxias (bautizada ingeniosamente como Wookieepedia) para confirmarlo. En mundos en los que podemos encontrar electrolátigos o brazos robóticos, es de esperar que exista un sistema que permita intercambiar mensajes digitales a través de distintas redes, ¿no?

sw_speedlight

Vale, Chewie, ¡vámonos!

¡Bien! Entonces, ¿por qué no usan los emails más a menudo? ¡Es un medio de comunicación superpráctico!

Créenos, no sabemos por qué. Con las tecnologías de alto nivel desplegadas por las distintas naciones y razas del universo de La Guerra de las Galaxias, es lógico pensar que enviar mensajes electrónicos sería algo tan habitual como beber leche azul en Tatooine en una tarde de verano. Sabemos con certeza que los droides se comunican mediante código binario y que los ordenadores y las redes son instrumentos de uso generalizado en el universo. Está claro, tenemos todo lo necesario para una comunicación por email adecuada.

Ahora bien, esto lo pensamos con nuestras pequeñas mentes terrícolas, que no son capaces (¡todavía!) de viajar por el espacio a la velocidad de la luz ni de fundar civilizaciones a años luz de nuestro planeta. Una vez que empiezas a extender las fronteras de tu imperio más allá del universo conocido, la comunicación a través de las longitudes de onda (ni siquiera hablamos de líneas fijas, seamos serios, por favor) no es tan sencilla.

En primer lugar, porque, como cualquier tipo de onda, las frecuencias usadas para la comunicación se dispersarían si se dejasen indefinidamente en la inmensidad del espacio. Ofrecer una comunicación adecuada, clara y estable entre dos planetas o dos sistemas puede ser bastante complicado. En algún momento tendrías que reconocer que usar mensajeros (como R2D2 y C3PO en Una Nueva Esperanza, de lo que hablaremos más adelante) es más práctico y fiable.

sw_hologram

Cuando el email no es suficiente, decántate por los androides y los hologramas.

Después está el problema del ruido de fondo generado por las diferentes ondas espaciales que cruzan el universo, lo que puede alterar el canal que estés utilizando y deteriorar el mensaje. Es lo que ocurre con algunos de los mensajes holográficos que el Imperio envía: a veces la calidad de la transmisión es pésima. ¿Por qué? Por el ruido de fondo.

Seguramente ya habrás comprendido que es mejor utilizar el email como un sistema de comunicación de corto alcance (digamos, en un solo planeta) que como un sistema para todo el espacio.

Pero como nos encantan los emails y sería un honor encargarnos de las campañas de la Alianza Rebelde (¿te imaginas?), se nos han ocurrido dos soluciones posibles (y también algo ambiciosas):

  • Extender líneas fijas gigantescas por el espacio para conectar –digitalmente– los distintos planetas y sistemas del universo. Aquí, el único problema es que el espacio, con toda su inmensidad, estaría lleno de cables que serían difíciles de divisar al viajar a la velocidad de la luz (sí, podría ser peligroso).
  • Instalar satélites de retransmisión por el espacio. De este modo, la cuestión del corto alcance ya no sería un problema, ya que los satélites estarían lo bastante cerca entre sí para distribuir los emails correctamente. Sin embargo, esto daría lugar, de nuevo, a un espacio saturado. Además, con todo el dinero que se invertiría en construir y lanzar esos satélites, podríamos construir una tercera Estrella de la Muerte. El Imperio necesita estos recursos, sí. Prioridades, señores. ¡Prioridades!

sw_landlines

El peligro de las líneas fijas en el espacio: una ilustración.

Puede que por estas razones los ingenieros del universo de La Guerra de las Galaxias abandonaran la idea de enviar emails a través del espacio y prefirieran enviar droides con mensajes holográficos.

Es una verdadera pena… Los emails podrían haber ayudado mucho a los Rebeldes…

Lo sabemos. Es una pena. Los emails habrían sido una buena forma de resolver algunas de las complicadas situaciones en las que se encuentran algunos personajes de la saga.

Por ejemplo, Watto podría haber enviado a Anakin un email para decirle que habían liberado a Shmi, su madre, que se había casado y que finalmente la habían secuestrado. Anakin también podría haberse puesto en contacto con su nuevo padrastro. Así, habría llegado a Tatooine mucho antes de tener ese extraño sueño que le hizo volver a su planeta de origen, sólo para encontrar a su madre moribunda, y que le arrastró al lado oscuro de la Fuerza.

sw_mother_son

Vaya relación madre/hijo tan bonita que tenían.

Lo mismo ocurre con Leia cuando intentó ponerse en contacto con Obi-Wan Kenobi al principio de Una Nueva Esperanza. En lugar de enviar a dos droides a un planeta desértico y polvoriento en medio de la nada, con todos los problemas que esto acarreó (los soldados del Imperio que van en su busca, los contrabandistas que intentan comprarlos, la arena en sus articulaciones, etc.), una comunicación segura por email habría sido mucho más eficaz y los Rebeldes habrían tenido más tiempo para organizar su ataque.

Los emails habrían dado un poco de gracia a otras situaciones de las películas: Darth Vader enviando a Luke una tarjeta electrónica de tipo “Adivina quién es tu padre…”, Obi-Wan programando un mensaje post mortem para Luke con la ubicación exacta de Dagobah (el planeta de Yoda), Anakin poniendo en copia oculta al Consejo Jedi en todas sus conversaciones privadas con Palpatine…

sw_father_son

Vaya relación padre/hijo tan bonita que podían haber tenido.

La vida en el universo habría sido mucho más fácil y más tranquila, aunque también le habría quitado drama al asunto.