El spam ha estado presente casi tanto tiempo como el email: el primer email de spam se remonta al año 1978. Desde entonces, el spam se ha convertido en un visitante frecuente de las bandejas de entrada de todo el mundo, haciendo que la vida del profesional del email marketing sea un desafío constante. Aunque los filtros antispam hayan mejorado a la hora de separar los emails buenos de los malos, todavía no son perfectos.

Dado que el spam constituye casi el 70% de todo el tráfico de emails, los filtros antispam deben trabajar duro para eliminar los emails de spam, algo que a menudo afecta a la entregabilidad. De hecho, uno de cada seis emails de marketing enviados no llega a la bandeja de entrada designada. Esto significa que una cantidad considerable de los mensajes que envías a tus clientes nunca llegará al público destinatario. Esto podría provocar una pérdida de ventas, una participación o un crecimiento menor.

 

El Spam: Una preocupación global

Dado que el spam tiene un efecto significativo en la entregabilidad de los emails, cabría esperar que fuera una preocupación compartida por profesionales del email marketing de todo el mundo. Parece ser que no es el caso.

Recientemente realizamos un estudio en el que encuestamos a 300 responsables de marketing de EE.UU., Francia y Alemania. Un hallazgo importante fue que no todos ellos perciben la amenaza del spam de la misma forma:

statistics-spam

 

Según nuestras conclusiones, los profesionales del email marketing de EE.UU. son a los que más les preocupa que el email llegue a la carpeta de spam (87% de los encuestados). Los franceses les siguen muy de cerca (82%), mientras que los alemanes se preocupan considerablemente menos (71%).

Esto coincide con el grado de familiarización de los profesionales del email marketing con las leyes antispam: en EE.UU., más que la mitad de los encuestados aseguró estar muy familiarizados o sumamente familiarizados con las leyes antispam (53%). En Francia y Alemania este número ha sido considerablemente menor (40% y 36%, respectivamente).

Azul oscuro: Sumamente familiarizado – Azul claro: Muy familiarizado – Naranja: Algo familiarizado – Naranja oscuro: No muy familiarizado – Rojo: En absoluto familiarizado.

Familiarización con las leyes antispam por país

 

Conocer las leyes antispam

Parece lógico que, cuanto más conozcas las leyes antispam de tu país, mejor comprenderás los desafíos a los que te enfrentas como profesional del email marketing que intenta llegar a la bandeja de entrada de su público. Cuanto más sólido sea tu conocimiento de las leyes antispam, mayor será la preocupación por el spam.

En lo relativo al spam, preocuparse es bueno. Significa que los profesionales del email marketing son conscientes de las reglas del juego aplicables al envío de emails. Y también comprenden que, si ellos no siguen esas reglas, la carpeta de spam podría ser el destino final de una campaña de email marketing cuidadosamente trabajada.

Únicamente siendo cauteloso, conociendo las regulaciones antispam y siguiendo las prácticas recomendadas para el envío de emails, podrás asegurarte de que tu email tenga mayores posibilidades de llegar a la bandeja de entrada y lograr grandes resultados.

Entonces, ¿qué puedes hacer para luchar contra el spam y aumentar la entregabilidad? Familiarízate con los principales términos de envío de emails y sigue las prácticas recomendadas. Y, por supuesto, aprende acerca de las leyes antispam de tu país para comprender qué regulaciones serían aplicables en tu caso.
¿Cuánto te preocupa que tus campañas acaben en la carpeta de spam? ¿Y qué haces para luchar contra el spam?