¿Alguna vez te has preguntado cómo escribir la línea de asunto perfecta? En Mailjet lo hacemos cada vez que elaboramos nuestra newsletter semanal para vuestro gozo y disfrute. ¿Que si alguna vez hemos deseado que existiera algún tipo de magia ancestral o un arma secreta de otro mundo que hiciera el trabajo duro por nosotros? No lo dudes.

Deja que te cuente algo. Tras una búsqueda que dejó “Los doce trabajos de Hércules” a la altura del betún, parece que al fin hemos encontrado el Santo Grial. No me mires así… ?  Lo digo totalmente en serio. Te preguntarás que cuál es nuestro secreto para crear líneas de asunto infalibles. Pues nuestra herramienta de tests A/X, por supuesto.

Quizá estés a punto de decir: “Pff… Llevo usando una herramienta de pruebas desde hace tiempo y no me ha aclarado absolutamente nada”.

Pero… ¿la estás usando correctamente?

200

 

Cómo usar los tests A/X para dar con la línea de asunto perfecta

Para encontrar la línea de asunto ideal a base de tests, hay que tener una serie de habilidades concretas de las que no todo el mundo es consciente. Entre ellas están la capacidad para cambiar nuestra propia concepción previa (porque, como bien sabes, no siempre tienes que estar en lo cierto), persistencia y un compromiso con la búsqueda periódica de nuevas ideas.

Un componente muy importante del que muchas personas carecen es la creatividad o la capacidad de investigación para inventar nuevas líneas de asunto que poner a prueba, adaptadas al mensaje que van a enviar. En una charla que tuvo lugar hace poco en el seminario ‘Figaro Digital’s Email and CRM’, Dela Quist resaltó la importancia de probar varias ideas, no solo dos (como hacen las herramientas de pruebas A/B tradicionales). De hecho, su investigación concluyó que la cantidad óptima es 10.

 

7 ideas de pruebas para dar con la línea de asunto perfecta

¿Cuántos elementos diferentes sueles probar en las líneas de asunto de tus emails? ¿Te centras en la redacción, en el tono o en el propio mensaje? Si has respondido una de las tres, tu respuesta es solo parcialmente correcta. En realidad, si quieres encontrar el asunto perfecto para cada campaña, necesitas una combinación de las tres.

 

Extensión:

Algunos la consideran una de las pruebas más básicas, pero es algo que hay que tener muy en cuenta. La extensión del asunto de los diferentes clientes de email y dispositivos varía de los 70 caracteres en la versión de escritorio de Gmail a solo 30 caracteres en algunos de los teléfonos más pequeños con Android, así que este detalle te permitirá precisar cuán larga debe ser tu línea de asunto.

Pero hay otro elemento de la extensión que puedes poner a prueba para conocerlo mejor. ¿Crees que no poder leer una línea de asunto completa intriga a tus lectores? ¿O piensas que, por el contrario, ese detalle les pone de los nervios y prefieren asuntos más cortos y que vayan al grano? Prueba varias opciones y analiza el rendimiento de cada campaña individual y entre diferentes clientes de email y dispositivos durante un tiempo.

 

Personalización:

Otro elemento básico que algunos siguen pasando por alto. ¿Has notado si tus lectores reaccionan mejor cuando ven su nombre en el asunto? Aunque no dejamos de hablar sobre la importancia de personalizar el contenido para que sea más relevante, al final tu lista de suscriptores la conforma un único grupo de personas con sus propias particularidades. Podría pasar que alguien ya les envía un flujo diario de mensajes con asuntos personalizados y que tus contactos asocian automáticamente este tipo de práctica con algún tipo de campaña de marketing no deseada y acaban ignorando tus mensajes.

fullsizerender_480-1

“Bea: participa en la elección de la asociación con la que colaboramos.”

 

Emojis:

¿Usar o no usar emojis? Para el experto en marketing del presente, esa podría de hecho ser la cuestión. La idoneidad de los emojis dependerá de la edad y la ubicación de tus suscriptores, su uso de las redes sociales e incluso del dispositivo en el que leen los emails.

giphy

 

Pero la cuestión no gira solo en torno a si usarlos o no, sino a cuáles usar. Cada cultura podría presentar diferentes reacciones ante una misma imagen, y por mucho que intenten convencernos, un melocotón no es siempre un melocotón.  ? ?

 

Oraciones negativas, preguntas y exclamaciones:

El tono, las palabras que elijas y cómo redactes tus líneas de asunto afectarán a la voluntad de tus lectores de abrir tus emails. Podrías afirmar hechos, compartir un hito emocionante o hacerles una pregunta para que reflexionen sobre algo. Puede que lo que mejor te funcione sea resaltar cosas buenas, o quizá tus lectores sean más propensos a abrir emails que enfatizan elementos negativos.

Por ejemplo: ¿qué le funcionaría mejor a una página de comparación de sueldos, la oración negativa “No cobras lo que mereces”, la pregunta “¿Cobras lo que te mereces?”, o una exclamación como “¡Sabemos cuánto deberías ganar!”? La única forma de averiguarlo es haciendo pruebas.

 

FOMO/Clickbait:

El miedo a perderse algo (conocido también como FOMO, del inglés Fear Of Missing Out) es un hecho. Es el principio psicológico que rige Facebook: la gente quiere saber lo que otros saben, enterarse de lo que otros hablan. Básicamente, la curiosidad y la locura, cogidas de la mano. Entonces, ¿piensas aprovechar el FOMO de tus contactos con líneas de asunto que les resulten irresistibles?

Hasta cierto punto, la base de las líneas de asunto clickbait es precisamente esa curiosidad aplastante que nos impulsa a abrir un mensaje para descubrir que, de hecho, “no puedo ni imaginarme lo que dijo Fulanito”. Los títulos clickbait inundan ya la red y la gente empieza a conocerlos poco a poco, pero nunca sabrás si funcionan con tu audiencia a menos que los pruebes.

 

General/Directo:

Seguramente estés al tanto del éxito del marketing por email de Obama durante su campaña presidencial de 2012. Pues bien, gran parte de ello fue gracias a la interesante variedad de encabezados seleccionados por su equipo, que provocaron unas tasas de apertura impresionantes y establecieron un récord de recaudación de fondos. El equipo probó una cantidad enorme de líneas de asunto. Estas englobaron desde mensajes directos, como “Thankful every day” (Agradecido cada día) o “Some scary numbers” (Algunos números que dan miedo) hasta otros más generales, como “Change” (Cambio), “I will be overspent” (Invertiré de más) o incluso un amistoso “Hey” (Hola).

línea de asunto de email general

“Lee esto. No te arrepentirás.”

 

Descuentos y urgencia:

Otra idea interesante que merece la pena investigar si tu empresa envía emails de productos es ver si destacar descuentos y promociones, o crear una sensación de urgencia en tu línea de asunto, generará mayores tasas de apertura. También te avisamos de que el uso excesivo de campañas y encabezados de tiempo limitado podría ser un poco como el cuento de Pedro y el lobo: tus contactos dejarán de creerte y, al final, no reaccionarán como tú quieres, porque saben que pronto sacarás otra oferta. No olvides probarlos con frecuencia para encontrar el equilibrio adecuado.

linea de asunto email descuento

“¡Vuelve el 50% de descuento en nuestros platos en enero!”

 

Puedes probarlo absolutamente todo. Aquí hemos recogido unas cuantas posibilidades, pero puedes probar muchísimas más. ¿Quieres descubrir si incluir el nombre de tu marca en la línea de asunto hará que la gente te reconozca con más facilidad y que estén más predispuestos a abrir tu email? Pruébalo. ¿Crees que incluir un improperio podría generar más interés y salpimentar la sosa bandeja de entrada de tu suscriptor? Pruébalo también. Al final, dar con la línea de asunto perfecta requiere un poquito de arte y otro poco de ciencia. ?

 

¿Pones a prueba las líneas de asunto de tus emails periódicamente? ¿Qué has descubierto? Comparte los encabezados que mejor te funcionan y tus ejemplos más interesantes con nosotros en Twitter con el hashtag #EmailMarketing.