El sol ha salido, la lluvia se va… Bueno, ya sabemos lo que ocurre, ¿no? La primavera ha llegado. Con los meses de invierno atrás, probablemente has pensado que debes reorganizar tu armario, pero ¿no has pensado hacer lo mismo con tu bandeja de entrada?

Te sorprendería saber el número de webs a las que te has inscrito estos últimos años. Estás en el sofá, con la tele encendida, el portátil en las piernas, mirando Facebook y, de repente, una web te llama la atención. El botón de “Regístrate” está a un clic de distancia. ¿Por qué no darle?

Sin ser consciente de ello, eres el dueño de docenas y docenas de nuevas cuentas. Esto no solo dificulta buscar información importante; también puede ser una brecha de seguridad si no actualizas tus contraseñas regularmente.

¿Quieres darle a tu bandeja de entrada una merecida renovación? ¡Entonces sigue leyendo!

Borra suscripciones no deseadas

Es hora de pulir tu sistema y librarte de todo el spam. A pesar de que los proveedores de emails como Gmail y Yahoo trabajan a destajo para eliminar correos maliciosos, siempre hay alguno que se acaba colando en tu bandeja. Borra cualquier email dudoso, que no hayas escogido personalmente o que te pida hacer clic en enlaces sospechosos o descargar ficheros extraños. Puedes mandar este tipo de emails a la carpeta de spam, haciendo clic en ellos y marcándolos como spam.

Cuando hayas hecho esto, merece la pena revisar una a una todas las suscripciones realizadas en los últimos años y decidir cuáles quieres conservar y cuáles no. Hay apps como Unroll.me que facilitan esta tarea de forma rápida y eficiente. Unroll.me te permite identificar todas tus suscripciones y darte de baja en masa de aquellas que ya no necesites.

Refuerza tu seguridad

Ahora debes centrarte en las cuentas que te quedan. En concreto, en la seguridad de sus contraseñas, que al fin y al cabo son las que protegen tus datos.

Piensa en todas las veces que has creado una cuenta nueva. Probablemente has dado los mismos datos de acceso en cada una de ellas, incluyendo el nombre de usuario. Muchos de vosotros hasta habréis dado la misma contraseña varias veces para así no olvidarla, ¿no es así?

Aunque esto es cómodo, también conlleva serios riesgos. Piénsalo de esta manera. Con cada nueva cuenta y cada nuevo acceso a una web hay una nueva puerta hacia tu información personal. Si todas esas puertas están cerradas con la misma llave, alguien puede acceder a toda tu información tan solo abriendo una de ellas. Para evitar esto, asegúrate de usar una contraseña distinta para cada cuenta.

Lo mejor es usar distintas contraseñas para cada sitio y asegurarte de que son lo suficientemente complicadas para que un hacker no las adivine fácilmente. Por ejemplo, es mejor utilizar contraseñas alfanuméricas, generadas aleatoriamente para aumentar su fortaleza. Una contraseña de este tipo que tenga 8 caracteres, ofrece 218.340.105.584.896 permutaciones, lo que lleva a un ordenador 14 años crackearla. En cambio una contraseña de 8 dígitos (solo números), tiene solo 100.000.000 permutaciones distintas.

Hay que reconocer que es casi imposible recordar todas las contraseñas alfanuméricas que hemos usado para cada web en la que nos hemos registrado. Ahí es donde viene de perlas tener un gestor de contraseñas como Dashlane. Este puede generar contraseñas alfanuméricas para cada sitio en el que te registres y almacenarlas en una bóveda virtual, fortalecida mediante una encriptación de escala militar. Cuando se trata de gestionar tus cuentas online, un gestor de contraseñas es como tu mayordomo personal. Siguiendo una serie de pasos de protección sencillos, puedes compaginar a la vez comodidad y sencillez con seguridad y confianza.

Aunque las palabras “limpiar la bandeja de entrada” y “darse de baja en masa” puedan sonar terroríficas para un publicista, no tienen por qué ser palabras tabú. Es cierto que tu lista de contactos puede reducirse, pero esto también da como resultado una audiencia más interesada, que lee tus emails con fascinación y disfruta del contenido. Al fin y al cabo, este es un factor importante en la reputación del emisor, que garantiza buenos ratios de apertura y de clic. Puedes leer más sobre campañas de re-engagement aquí y aquí.