Enisa Korance

// Marketing Assistant

Imagina que te pasas todo el día creando y perfeccionando tu newsletter para que, al final, se pierda en la carpeta de spam de tus contactos. No tiene ninguna gracia, ¿verdad?

Que un correo sea filtrado como spam es una pesadilla recurrente para muchos, sobre todo si creemos que lo estamos haciendo todo bien. Parece el crimen perfecto.

Tal vez sea el momento de sacar al Sherlock Holmes que llevas dentro y empezar a investigar cuáles son esos elementos que te están penalizando. Sí, porque a veces averiguar el porqué tus emails acaban en la bandeja de spam es un poco como resolver un asesinato con muchos sospechosos y ningún arma del crimen: casi imposible. No te preocupes, ¡que he dicho casi!

Por suerte, hay mejores prácticas que puedes seguir para evitar que los filtros de spam te penalicen. En este post, te explicamos qué es el spam y cómo funciona, cuáles son las tácticas para evitar caer en la bandeja de Correo No Deseado y qué puede hacer Mailjet para ayudarte a mejorar tu entregabilidad.

Qué es el spam

Este anglicismo se ha introducido en nuestra lengua y es cada vez más utilizado, ya sea para hablar de ese compañero pesado que no para de insistir por Skype o de quien no deja de mandarnos cadenas de Whatsapp para que tengamos buena suerte en la vida. Aunque, curiosamente, el origen de la palabra spam está en una marca de carne enlatada que los soldados americanos recibían de sus familiares durante la Segunda Guerra Mundial.

La definición que ofrece la Oficina de Seguridad del Internauta de spam es:
El spam (en inglés, correo basura) hace referencia a mensajes no solicitados, principalmente de tipo publicitario, y enviados de forma masiva. La forma de envío más utilizada es el correo electrónico, pero también puede presentarse por programas de mensajería instantánea o redes sociales.

Pero, cuando hablamos de spam, nos referimos también a otro tipo de email: los emails maliciosos o fraudulentos. Estos emails suelen contener timos o estafas que tienen el único objetivo de conseguir información sensible del destinatario, como los datos de acceso de una cuenta bancaria.

Por qué los emails acaban en la carpeta de spam

Por qué mi email ha sido marcado como spam es una de las preguntas más comunes en el mundo del emailing. Pero, antes de empezar a pensar qué podemos hacer para evitarlo, tenemos que entender cómo se filtran los emails no deseados.

Qué son los filtros de spam y cómo funcionan

Un email acaba en la carpeta de Correos no Deseados cuando no consigue superar los filtros antispam creados por los ISPs (Internet Service Provider, o proveedores de servicios de Internet) para evaluar la calidad de los emails entrantes.

Estos filtros son algoritmos compuestos por una larga (y secreta) lista de factores que permiten clasificar la calidad de cada email y determinar si puede o menos llegar a la bandeja de entrada.

Para complicar aún más la situación, cada ISP tiene sus propios criterios y niveles de restricción, por lo que un mismo email puede pasar el filtro antispam y llegar a la bandeja de entrada sin problemas en un caso, y ser considerado como ilegítimo en otro.

Además, el hecho de que un correo electrónico llegue a la bandeja de Correo No Deseado no quiere decir necesariamente que se trate de spam, sino que los proveedores de email (ya sea Gmail, Outlook, Yahoo…), los han marcado como tal.

A estos mensajes que nunca se reciben, pero que son totalmente legítimos, se les conoce como graymail. Son correos que el proveedor de mensajería ha identificado como correo basura por una serie de razones, como por ejemplo la poca interacción de los receptores, las altas tasas de rebote, la mala reputación de la IP o un contenido lleno de términos que hacen saltar las alarmas del spam. En muchos casos, los motivos por los que un mensaje nunca llega a la bandeja de entrada son difíciles de determinar.

Consejos para evitar que tus emails entren en la bandeja de spam

Para asegurarte de que tus emails superen con éxito los filtros de spam de los ISPs y lleguen sanos y salvos a las bandejas de entrada de tus contactos, hemos recopilado una serie de consejos que te ayudarán a evitar la temida (y con razón) bandeja de Correo No Deseado.

1. Usa una dirección de email con dominio propio

Si sigues utilizando una cuenta de correo genérica de Gmail, Hotmail o algún otro proveedor gratuito es muy probable que los ISPs marquen tus correos como No Deseados. Las cuentas genéricas vienen genial para tu correo personal, pero no para gestionar un negocio.

¿Te fiarías si alguien te contactara a través de unatienda@gmail.com? Suena sospechoso, ¿verdad? Pues eso mismo piensan los ISPs al respecto, por eso deberías enviar emails de marketing (y transaccionales) utilizando una dirección de dominio propio. De este modo, transmitirás más confianza y profesionalidad a tus suscriptores y, a la vez, evitarás ser marcados como spam.

2. Mantén la reputación de tu IP bajo control

¿Conoces la reputación de tu IP? Si no tienes un volumen de envíos grande, seguramente usarás una IP compartida. Si envías con Mailjet desde una IP compartida, no tienes nada de qué preocuparte. Tenemos controles rigurosos para cuidar la reputación de estas direcciones IP y ayudarte a llegar a la bandeja de entrada de tus contactos.

Por otro lado, si utilizas una IP dedicada debes seguir las mejores prácticas para asegurarte una buena reputación IP y para que los proveedores de email confíen en ti. Por ejemplo, es recomendable utilizar siempre el opt in doble, para asegurarte de que tus nuevos suscriptores están realmente interesados en recibir tus emails, o controlar tus métricas con frecuencia para detectar con tiempo cualquier anomalía.

Por suerte, la mayoría de los proveedores de email te permiten hacer un seguimiento de la reputación de tu IP directamente desde tu panel de control, aunque también hay muchas herramientas (como Sender Score, AOL Reputation o Talos Intelligence) que pueden ayudarte a mantener bajo control tu reputación.

3. Apuesta por las listas de contactos de calidad

Ya sabemos que no hace falta que volvamos a recordarte que nunca (¡NUNCA!) deberías comprar una lista de email, ya no solo porque sea ilegal, sino porque es un ataque a mano armada contra tu entregabilidad.

No importa lo útil que sea el contenido de nuestras newsletter: siempre habrá gente que decida darse de baja o que simplemente ya no use ese correo electrónico. De una forma u otra, los emails que les envías se quedan sin abrir y eso afecta negativamente a tu entregabilidad. Sabemos lo que cuesta ampliar una lista de contactos, pero en este caso la calidad es más importante que la cantidad, así que no tengas miedo y elimina las direcciones de correo inactivas de tus listas.

Una vez quitados esos contactos, verás como tu tasa de apertura crecerá y también tus probabilidades de llegar a la bandeja de entrada.

4. Evita los acortadores de URL o el abuso de imágenes

En el mundo del marketing estamos acostumbrados a utilizar acortadores de URL como Bitly o el mismo acortador de Google, sin embargo hasta las cosas bonitas tienen su lado oscuro.

A diferencia de las redes sociales o páginas web, en el emailing las URLs acortadas activan todas las señales de alarmas, ya que suelen ser utilizadas por los spammers para ocultar la verdadera página de destino de un enlace.

Algo parecido ocurre con el envío de emails que son simplemente imágenes: esta también es una práctica usada por los spammers para esconder información y que no pueda ser leída por los ISPs.

5. Recupera el interés de tus contactos

En muchos casos, el motivo principal por el que uno acaba en la bandeja de Correo No Deseado es porque a sus lectores no les terminan de convencer sus contenidos. En algunos casos son buena gente y eliminan tus emails sin abrirlos… Otras veces, son crueles y, encima, te marcan como spam.

¿Cómo han podido hacerte esto? La verdad es que duele, pero las razones para que esto pase pueden ser varias:

  • Tus emails no son relevantes
  • Utilizas un lenguaje demasiado comercial
  • No incluyes enlace para cancelar la suscripción
  • Tu frecuencia de envío no es la correcta

Lo mejor que puedes hacer para prevenir que te marquen como spam es dejar bien visible el enlace para darse de baja, así tus suscriptores evitarán (esperamos) recurrir a esta práctica.

6. Ten cuidado con las palabras engañosas

En el mundo de los emails hay ciertas palabras que es mejor evitar si no quieres ser confundido por un spammer.

En realidad, son palabras normales y corrientes, como “factura”, “urgente”, “lotería”, pero que con frecuencia se usan de forma engañosa, para animar a los usuarios a abrir unos emails que luego no cumplen con lo que prometen. Por ello, suelen ser marcados como spam o reciben muy poca interacción por parte de los contactos, lo que acaba condenándolos a la carpeta de Correo No Deseado.

Sea como sea, recuerda que el hecho de ser marcado como spam no solo significa que para ese usuario ya no existes (que ya de por si no es nada bonito), sino que puede tener consecuencias bastante graves si es un patrón que se repite a menudo.

¿Quieres saber cómo mejorar tu entregabilidad? Descárgate la guía: 

Guía entregabilidad

Cómo puede ayudarte Mailjet a llegar a la bandeja de entrada

Todos estos consejos te ayudarán a mejorar tus envíos y evitar la temida bandeja de spam, pero tu proveedor de email también puede ser un gran aliado para conseguirlo. En Mailjet, buscamos constantemente formas de optimizar y mejorar la entregabilidad de los emails de nuestros clientes para que ellos puedan centrarse en el envío de increíbles newsletters de marketing, emails transaccionales u otros contenidos.

¿Pero cómo te ayudamos realmente para evitar la bandeja de spam? Te lo explicamos en los siguientes cinco puntos.

1. Gestión y control de la reputación

Mailjet te ayuda a supervisar y proteger tu reputación global como remitente, dándote las herramientas para hacer un seguimiento de todos los factores que pueden afectarla, como la reputación de las URL, los dominios y las direcciones IP utilizadas.

Desde el panel de control de Mailjet tienes acceso directo a la reputación de tus IPS y a la puntuación de SpamAssassin, que valida los formatos y filtros más importantes, además de muchos otros indicadores.

También nos hemos asociado con BriteVerify y 250ok para ayudarte a administrar las estadísticas de entregabilidad y reputación, porque, cuanto más sepa acerca de las prácticas que no están funcionando, antes podrás empezar a resolverlas. 😉

2. Acceso seguro a herramientas de autenticación

Para garantizar que los emails de nuestros usuarios no son considerados como sospechosos, Mailjet soporta todos los principales protocolos de autenticación de email que los remitentes necesitan, incluyendo:

  • DKIM (DomainKey Identified Mail), que demuestra que el nombre de dominio no ha sido usurpado y que el mensaje no ha sido alterado durante la transmisión
  • SPF (Sender Protection Framework), que certifica que el email entrante procede de un host autorizado por el administrador del dominio desde el que se envía.
  • DMARC (Domain-based Message Authentication, Reporting and Conformance), que complementa al SPF y DKIM para combatir más eficazmente el phishing y otras prácticas de spamming.

Estos protocolos garantizan y protegen la identidad de los remitentes y luchan contra los ataques de phishing.

Si quieres conocer más sobre estos protocolos de autenticación y saber cómo configurarlos, echa un vistazo a este post.

3. Optimización de la velocidad de envío

La velocidad de envío es otro de los factores que puede comprometer la entrega de los emails. En efecto, si intentas abrir demasiadas conexiones SMTP a la vez o enviar demasiados emails en poco tiempo, es muy probable que se produzcan errores como:

  • “Tiempo de espera»;
  • “El servidor ha superado el límite de velocidad permitido»;
  • “Demasiadas conexiones desde tu IP”.

Esto significa que los ISPs de destino están limitando tus emails entrantes, aplicando restricciones de volumen temporales o permanentes, lo que afecta gravemente tu IP de remitente y tu entregabilidad.

Por suerte, Mailjet puede identificar cuando es necesario ralentizar el proceso de envió y adaptarlo para conseguir una reputación óptima. Al respetar las variaciones impuestas por los ISPs, los mensajes son aceptados, no rebotan y llegan a las bandejas de entrada de los destinatarios previstos.

4. Optimización de la estructura HTML del email

Un email mal codificado puede activar filtros de spam. Por eso, el editor de email de “arrastrar y soltar” de Mailjet, Passport, permite lograr un código 100 % optimizado, desde el encabezado hasta el pie del email. Todos los elementos HTML cumplen con reglas estándar y garantizan una mejor entrega.

Para utilizar nuestro editor no necesitas tener conocimientos técnicos, simplemente tienes que arrastrar y soltar los bloques de contenido que quieres incluir en tu plantilla y el editor generará automáticamente el código HTML.

5. Estadísticas, ciclos de retroalimentación y relación con el ISP

Mailjet gestiona datos en tiempo real de alta precisión para realizar un seguimiento de los comentarios de los destinatarios, incluidos aquellos que marcan los mensajes como spam y los emails que se bloquean o rechazan. Todas las quejas son seguidas y tenidas en cuenta. Esto es particularmente útil cuando un destinatario hace clic en el botón «Marcar como spam«; Mailjet obtiene esta información y deja de enviar a esta dirección de email.

Muchos ISP, incluido Gmail, ofrecen la opción de marcar los emails como spam.

Los rebotes y cancelaciones también se gestionan automáticamente, lo que ayuda a obtener listas de alta calidad, ya que cualquiera que envíe de forma persistente emails no solicitados puede ser incluido en una lista negra en cualquier momento.

Por último, Mailjet trabaja en estrecha colaboración con los proveedores de servicios de Internet y respeta las normas y recomendaciones más recientes.

Cómo evitar que tu correo se llene de spam

Te hemos dado muchos consejos para asegurar que tus emails como remitente no lleguen a la bandeja de spam, pero no podemos cerrar este artículo sin darte alguno otro tip para que tu propia bandeja no se llene de correo basura y cómo comportarte ante remitentes muy insistentes.

Date de baja

Lo primero que puedes hacer con aquellas newsletters que ya no te interesen es darte de baja. En este caso no hablamos de spam como tal, ya que en algún momento nos dimos de alta voluntariamente, pero si al cabo de un tiempo esos emails nos molestan lo mejor es cancelar la suscripción. Si no quieres hacerlo de uno en uno, hay varias herramientas online (como Unsubscriber) que te muestran todas las suscripciones asociadas a tu correo y te permiten borrarte de todas las que quieras.

La nueva actualización de Gmail te permite darte de baja de una newsletter sin tener que abrir el email.

Marca como spam

Nos duele mucho decir eso, pero a veces hay que llegar a medidas extremas para tener una bandeja de entrada en condiciones. Si no encuentras el link de baja o el remitente en cuestión no para de enviarte comunicaciones, no te queda otra que marcar sus correos como spam: de ahora en adelante serán los filtros antispam los que se encarguen de ellos. Sin embargo, no olvides revisar tu bandeja de spam de vez en cuando para comprobar que ningún email importante ha llegado hasta allí por error.

Ten cuidado al registrarte

Cuando quieras registrarte a una página echa siempre un vistazo a la letra pequeña de los formularios; a menudo las páginas web incluyen casillas adicionales en las que se acepta recibir información comercial de ellos o de terceros. Aunque la llegada del RGPD ha regulado bastante este aspecto, todavía hay páginas que intentan hacer «trampa» premarcando esas casillas o formulando la frase de manera poco clara, como puedes ver en este ejemplo de HBO.

No compartas tu dirección de email en sitios públicos

Asegúrate de no compartir tu dirección de email en foros, webs o redes sociales… De lo contrario es muy probable que los spambots recojan tu dirección de correo y la añadan a listas de email a las que enviarán correo basura sin pensarlo dos veces. Un truco para cuando no puedas evitarlo es no incluir el símbolo de arroba @ para que los bots no lo identifiquen como una dirección email. En su lugar puedes poner: “email[arroba]dominio.com”.

Crea una dirección de email alternativa

Si aún no la tienes, ¡no sabemos a qué estás esperando! La mayoría de los usuarios hoy en día tiene una dirección de correo alternativa para darse de alta a todo tipo de servicios y evitar así llenar su bandeja de entrada de notificaciones diarias.

No interactúes con correo spam

No lo dudes: si parece spam, entonces es spam. En este caso, es mejor no abrir siquiera ese correo y mandarlo directamente a la bandeja de Correo No Deseado para evitar ser víctima de alguna técnica de phishing que nos pueda perjudicar.

En resumen

Ya tienes todo lo que necesitas para entender y evitar el spam, tanto como remitente como como usuario. Antes de dejarte, vamos a repasar los factores clave que te ayudarán a conseguir una entregabilidad óptima:

  • Usa una dirección email con dominio propio.
  • Controla la reputación de tu IP dedicada.
  • No compres listas de contactos.
  • Implementa formularios de suscripción de doble opt in.
  • Elimina los usuarios inactivos y bloqueados.
  • Verifica tu dominio con los protocolos SPF, DKIM y DMARC.
  • Envía contenido relevante.
  • No utilices acortadores de URL.
  • Respeta el ratio texto/imagen.
  • Evita las palabras de spam.
  • Envía tus emails con regularidad.
  • Confía en un proveedor de email como Mailjet que pueda ayudarte con tu entregabilidad.

 

¿Te han resultado útiles estos consejos? ¡Ahora, no te queda otra que ponerlos en práctica! No olvides compartir los resultados con nosotros en Twitter.