Denise Chan

Denise Chan

He realizado campañas de correo electrónico en varias compañías y todas las hacen de forma diversa. Algunos equipos dan a sus redactores una plantilla prediseñada y una cantidad de palabras para que escriban. Otros prefieren crear el texto primero y luego rellenar un diseño acotado. Esto me ha llevado a la pregunta de la gallina y el huevo: ¿cuál es la mejor forma de abordar una campaña por correo electrónico? ¿Es mejor crear primero el contenido o el diseño? He examinado estas preguntas con la ayuda de algunos profesionales de la industria:

Todo gira en torno a la llamada a la acción

La profesional en marketing digital, Lauren Jewell, dice que ella empieza la llamada a la acción cuando diseña la estructura de su campaña. “En definitiva, es la comunicación de un mensaje y/o de una acción lo que estoy tratando de inspirar, es a lo que pienso que debe llevar”, dice.

Poner el mensaje clave primero significa poner a tus clientes en primer lugar. Esto les asegura que escuchas sus opiniones y les das valor. Consultar constantemente sus necesidades y preferencias (y satisfacerlas) es la base de una relación sólida entre la marca y el cliente. Después de todo, los estudios muestran que el 70% de las experiencias de compras se basan en cómo considera el clienta que ha sido su trato.

El correo electrónico de bienvenida de Twist es un excelente ejemplo de cómo el diseño ayuda a enfatizar el punto clave de acción. La llamada a la acción, la introducción de su producto, está claramente destacada con una imagen grande que ocupa el espacio superior. El botón de llamada a la acción está destacado en color púrpura, llamando tu atención para hacer clic y leer más.

Welcome-to-Twist-680x1770

El diseño complementa el contenido

De hecho, redactar primero el contenido te ayuda a crear diseños de mayor impacto. “Diseñar por diseñar no tiene sentido”, explica el diseñador de Mailjet, Yann Skargovskii, “el diseño sirve para destacar el contenido, no para destacarse a sí mismo; un buen diseño es invisible”.

En el caso de las llamadas a la acción, un diseño llamativo para realizar ventas flash con un 50% de descuento será distinto al de un lanzamiento de producto. El correo electrónico de lanzamiento de Litmus Builder es un gran ejemplo de cómo el diseño ayuda a destacar el mensaje clave. Las dos fechas del calendario en rojo y blanco llevan la atención de tus ojos hacia la inscripción en el tour virtual de productos. La cuadrícula inferior también destaca limpiamente las opiniones de los clientes, con una pancarta de testimonios más oscura y grande en el final que complementa a la pancarta superior.

“A menudo hay un deseo de decir demasiado en cada parte; hay que hacer un trabajo constante con colegas y clientes para que se mantenga asimilable. Muchas veces las ideas de diseño… también quedarán afuera”, dice Lauren. Hay una relación de tira y afloja entre el diseño y el contenido. Cuando el contenido no puede comunicar de forma concisa, el diseño da un paso al frente. El equilibrio entre diseño y contenido es lo que mantiene tus correos electrónicos cortos, asimilables y atractivos. Y esta es la forma de ganarte a tu lector.

Product-Launch-Email-from-Litmus-680x2722

La comunicación debe fluir

En definitiva, nuestro repaso sobre las mejores prácticas para crear un correo electrónico nos lleva de vuelta a la raíz de la cuestión ¿Qué va primero? ¿El diseño o el contenido? Esta pregunta apunta a una dinámica más grande que se ha aplicado durante años. Muchos equipos de diseño y contenido trabajan en distintas partes de un proyecto y no se comunican entre sí hasta el momento de unirlo todo. Estos trabajos desconectados tienen visiones desalineadas en cuanto a las prioridades. Es increíblemente complicado unirlas si la comunicación no es clara desde el principio.

Los equipos de contenido y de diseño deben conectarse al comienzo de cada nuevo proyecto de correo electrónico para construir un sentar las bases de un entendimiento claro en cuanto a la audiencia y el mensaje.

A partir de nuestro debate, hemos llegado a la conclusión de que no existe una fórmula absoluta respecto a la creación de correos electrónicos. Tanto el contenido como el diseño deben ser considerados desde un principio. Un juego de palabras en un titular puede ser llevado a otro nivel con un GIF viral. Pero para poder lograrlo, ambos equipos deben poner a trabajar sus cabezas de forma conjunta.

¿Qué piensas? ¿Qué es primero? ¿Diseño o contenido? ¡Cuéntanos cómo abordas la creación de correos electrónicos, en los comentarios de abajo!