Bea Redondo Tejedor

Bea Redondo Tejedor

Head of Content

Crear boletines informativos para nuestro negocio es bastante parecido a prepararse para una boda. Por un lado, está el hecho de que nunca estamos del todo seguro de cuál es el código de vestimenta. Que sí, que en la mayoría con un vestido o un traje vas bien, pero ¿y la nueva moda de las bodas temáticas? ¿Es tu traje de Cheewaka lo suficientemente elegante para el evento, o es mejor apostar por un modelito más discreto, como los de Padme Amidala?

Luego está el hecho de que no puedes evitar sentirte observado y juzgado por todo el que te ve (o te lee). ¿Es eso un lamparón en la camisa? ¿De verdad cree que ese es el vestido que mejor le sienta?

Pues lo mismo nos ocurre con nuestro boletín. Todo son dudas a la hora de elegir su “vestimenta”. ¿Queda bien ese fondo naranja con esas letras rosa carmesí? (No, no queda bien). ¿El texto de mi llamada a la acción captará la atención de mis contactos?

 

¿Cómo crear boletines informativos llamativos?

Cualquiera que envíe boletines informativos sabe que queremos que nuestros destinatarios hagan tres cosas cuando un correo electrónico llega a la bandeja de entrada:

  • Abrir el email.
  • Leerlo (cuanto más, mejor).
  • Hacer clic en nuestra llamada a la acción, generando así una nueva oportunidad o lead.

La clave para lograr los tres puntos está en “vestirlo” correctamente. Es decir, encontrar la combinación perfecta entre diseño y contenido, para que destaque en cualquier bandeja de entrada. O, siguiendo con el símil de la boda, ponerle un traje que nadie pueda ignorar.

La mejor manera de animar a tus destinatarios a leer tus email es un asunto escrito de manera atractiva, seguido por un boletín informativo que esté bien diseñado.

Recuerda que tus lectores pasan un promedio de 8 segundos leyendo tu correo una vez que lo han abierto, por lo que necesitas llamar su atención y mantenerla: empiezan a leer tu email por el diseño, continúan leyéndolo hasta el final por su contenido.

En este post, vamos a enseñarte cómo diseñar tu boletín informativo de manera adecuada, para que se convierta en el rey de cualquier fiesta. Hemos reunido nuestros mejores consejos sobre cómo crear un diseño llamativo y que hará que tu público quiera leer tus correos electrónicos.

 

Haz que tu diseño de boletín informativo destaque

El diseño de tu boletín informativo tiene que dar una buena primera impresión a tu público. Recuerda quiénes son tus lectores. Puedes optar por colores brillantes y llamativos si tu público es adolescente, aunque, quizás prefieras usar un fondo más neutro y ligero si estás dirigiéndote a sus padres. Ya sabes, igual si te plantas con el traje de Cheewaka en un cortijo de Sevilla, la primera impresión no es tan buena.

Pero, sin importar quiénes sean tus lectores, quieres distinguirte de los más de 120 boletines informativos y ofertas comerciales que llegan a sus bandejas de entrada de forma diaria.

Incluye tu logo en el encabezado. Usa un color de fondo que sea compatible con tu identidad de marca. O sumérgete en el mundo del neuromarketing: colores, contrastes y matices pueden evocar emociones y sentimientos particulares. Úsalo para mejorar tu tasa de compromiso o para afinar tu mensaje.

Y, cuando llegas a tu plantilla, piensa en móvil. Hoy en día, más del 50% de los correos electrónicos abiertos son leídos vía dispositivo móvil. No quieres perder esos destinatarios por un diseño incompatible.

Imágenes para boletines informativos

Las imágenes pueden tener un gran efecto cuando son usadas apropiadamente. Te recomendamos considerar cuidadosamente la cantidad de imágenes que usas en tus boletines informativos. Como regla general, recomendamos seguir una proporción 60/40 de texto e imágenes, respectivamente.

¿Por qué? Porque los emails que solo contienen imágenes son una mala práctica, asociada con actividad de spam (es más complicado escanear la redacción de un archivo jpeg que identificar contenido de texto spam). Y seguro que no quieres ser considerado un spammer, ¿verdad?

Además, dependiendo del dispositivo en el que sea leído tu email, un boletín informativo que solo tiene imágenes puede ser visualizado de forma inapropiada.

Aunque eso tampoco significa que no debas usar ninguna imagen en tu boletín informativo. Mientras sigas la regla 60/40, la combinación de texto e imágenes tendrá la proporción ideal para llamar la atención de tus lectores sin ser considerado como un mensaje sospechoso.

Las imágenes serán lo primero que llame la atención de tus lectores, así que colócalas al principio, lo que en inglés se llama above the fold (es decir, lo que ves sin tener que desplazarte hacia abajo).

Intenta insertar una imagen debajo de tu encabezado y/o debajo de tu primer bloque de texto. Puedes dejar las imágenes más pequeñas para ilustrar contenido menos importante. Aunque, en general, asegúrate de que tus imágenes sean relevantes y consistentes con el contenido escrito.

Los elementos visuales que utilices deberían reflejar tu negocio. Tómate todo el tiempo que necesites para que se vean bien. Nada es peor que acompañar un gran contenido con una imagen pobre. Es como llevar la pajarita más bonita del mundo con un traje naranja chillón, un error y una muy mala combinación.

 

El texto de tu newsletter

Después de las imágenes, tus titulares serán lo siguiente que vean tus lectores. Recuerda que los lectores pasan solo 8 segundos de media ojeando y leyendo tu boletín informativo. Así que tienes que llamar su atención. Elige fuentes poderosas (eso sí, siempre legibles) y redacta de forma concisa y atrayente.

Para hacer la lectura de tu boletín informativo lo más fácil posible para tu público, sepáralo en partes diferentes que estén bien jerarquizadas, una de ellas obviamente más importante que las otras (comúnmente, la que tiene la imagen grande en la primera mitad de tu mensaje).

Una vez más, mantén la redacción corta y legible. Quieres generar oportunidades y clics en tu página web y tus páginas de aterrizaje, así que pon las descripciones largas y mayor información en estas páginas y no en tu boletín informativo.

En lugar de eso, ve directo al grano en tu correo electrónico y harás que tus lectores quieran hacer clic en tus enlaces para aprender más. Un bloque de texto no debería exceder los 1.000 caracteres: ¡elige tus palabras con sabiduría!

 

Llamadas a la acción

Todo se reduce a esto. Tu boletín informativo está hecho para informar a tus lectores, pero sobre todo, tiene que generar oportunidades a tu página web. Por eso, tienes que reflexionar mucho a la hora de elegir tu llamada a la acción.

Puede ser un clásico botón (en ese caso, recuerda la psicología de los colores), una imagen clicleable (en ese caso, asegúrate de que todos entiendan que pueden cliquearla) o un enlace al final del bloque de texto (“Aprenda más”, “Descubre cómo”, “¡Empecemos!”).

En cualquier caso, que le quede claro a tus lectores que recibirán algo significativo al cliquearlos, ya sea contenido grandioso, ofertas de promoción o recompensas por inscribirse.

El final de tu boletín informativo

¡Excelente! Tus lectores han dedicado tiempo a leer tu mensaje. Ahora, el camino no termina aquí. Intenta generar más interacción con tus lectores, ya sea por las redes sociales (con claros botones de compartir o seguirte en tus canales) o incluso por email.

enlace baja suscripción

Asegúrate de tener un claro enlace de cancelación de la suscripción (unsubscribe) o botón para darse de baja en cada uno de tus boletines informativos. Recuerda, quieres que la gente que no está interesada en lo que tienes que ofrecer se dé de baja de tus mensajes de forma voluntaria, en lugar de marcar tus emails como spam. Pónselo fácil para evitar que esto pueda tener consecuencias negativas en tu entregabilidad.

 

En resumen

Ahora ya sabes cómo crear un gran boletín informativo. Se acabó el estrés, los nervios y las dudas que se generan justo antes de pulsar enviar. Para dominar el diseño de tus boletines informativos, recuerda las claves:

  1. Haz que el diseño de tu boletín destaque.
  2. Añade imágenes cuidando el ratio 60/40 de texto e imagen.
  3. Usa fuentes impactantes y legibles y jerarquiza correctamente el texto, optando por frases cortas.
  4. Piensa bien cuál quieres que sea tu llamada a la acción y asegúrate de que es fácil de encontrar.
  5. Impulsa la interacción en redes sociales al final de tu email y añade siempre el enlace para darse de baja.

Si eres nuevo en el email marketing, no tengas miedo. Como en eso de acertar con el vestido para una boda, todo se aprende con la práctica. Nunca se te pasará del todo el pánico escénico, porque llegar a la bandeja de entrada de miles de contactos siempre generará su puntito de estrés, pero poco a poco te resultará más fácil causar sensación (y no necesariamente por los fallos). 😉

 

¿Estás empezando y necesitas más consejos? Pásate por Twitter y coméntanos tus dudas: estaremos encantados de echarte una mano.

***
Este artículo es una versión actualizada del post “¿Cómo diseñar boletines informativos llamativos” publicado en el blog de Mailjet el 24 de septiembre de 2014.