Aquí tienes una prueba que podemos ayudarte a superar: conseguir un email responsivo. Ya no es una pregunta con premio; la respuesta a «¿Deberíamos asegurar que nuestro diseño funcione en todos los dispositivos?» es siempre un «sí» resonante. Los consumidores están siempre en movimiento, y el nivel de uso del correo en el móvil supera al del ordenador. El 66 % del emails se abre en un smartphone o tablet, según el Informe de MovableInk sobre Preferencias de Dispositivos de los Consumidores Estadounidenses de 2014. Sin embargo, los empresarios no están dando la talla; dicen que nunca o casi nunca crean emails responsivos.

Lo pillamos: nunca hemos sido amigos de las pruebas (sobre todo las típicas a lápiz y papel). El diseño responsivo puede parecer una tarea abrumadora, sobre todo porque el número de dispositivos nuevos sigue creciendo mes a mes. ¿Cómo sabes el modo en que va a responder el email para cada uno de los receptores? ¿Cómo comienzo siquiera a probar que sea responsivo?

Aquí tienes tres maneras sencillas de empezar a probar si tus diseños son responsivos:

1: La forma más tradicional de asegurarse de que las campañas de email funcionan en los dispositivos móviles es comprobarlo físicamente en los mismos. La mayoría de los grandes proveedores de servicios de email, como Mailjet, permiten enviarte un email de prueba a ti mismo y a amigos antes de lanzar la campaña.

Screen-Shot-2015-07-21-at-11.44.20-AM

Este método es útil si puedes enviar la prueba a algunos compañeros de trabajo y amigos con acceso a distintos dispositivos, exploradores y sistemas operativos. Tener un par de ojos extra que revisen el contenido y prueben la experiencia de usuario puede darte información valiosa.

Consejo: puedes acceder a informes de campañas anteriores y filtrarlos para ver el desglose de dispositivos y uso de clientes de email por destinatario.

2: Utiliza el panel de previsualización en tu cuenta ESP para ver cómo toma forma tu email en distintos dispositivos. Después de diseñar tu campaña, con Mailjet puedes ver el producto completado en tres tipos de dispositivo: móvil, tablet y PC/portátil. Como hemos mencionado en una publicación anterior, un diseño responsivo tendrá imágenes y texto que cambian de tamaño según corresponda. El diseño más común sigue siendo un enfoque de columna apilada, cuyas cajas de contenido permitan modificar la escala fácilmente sin cambiar demasiado entre distintos tamaños de pantalla. Para saber más, visita nuestra guía rápida sobre crear campañas de email responsivas.

Screen-Shot-2015-07-21-at-11.47.01-AM
3: Por último, para asegurarte de que los emails se prueben minuciosamente en todos los grandes clientes de email, recomendamos complementar los pasos 1 y 2 con plataformas como Litmus y Email on Acid. Cada cliente de email tiene su propia forma de poner campañas en marcha. Estas dos herramientas envían tu correo a más de 50 clientes de email y te ofrecen análisis y previsualizaciones, de modo que puedes ahorrar tiempo y ganar en tranquilidad. El resto es fácil, teniendo en cuenta que tu contenido llegará a los clientes adecuados de la forma adecuada.

Screen-Shot-2015-07-21-at-11.44.46-AM

Y ya está, teniendo estos tres pasos en mente te asegurarás de bordarlo en tu próximo diseño de email de forma brillante y responsiva. ¿Qué tal si compartes algunos de tus consejos favoritos sobre el email responsivo?