El viaje de tus emails estas fiestas

La Navidad está a la vuelta de la esquina, al menos para los expertos en marketing por email, y es el momento de pensar en las campañas típicas de esta época. Es complicado enviar el email perfecto a los contactos adecuados y en el momento justo, sobre todo si no entiendes el viaje que hacen tus estupendas campañas de Navidad para llegar a la bandeja de entrada de tus destinatarios. Técnicamente, ¿cómo viaja el email? ¿Y cómo llega un mensaje desde el remitente hasta el receptor? Vamos a descubrirlo.

El viaje a la bandeja de entrada

Vale, comencemos por lo obvio. Antes de poder enviar tus espectaculares campañas de Navidad a los suscriptores, tienes que crearlas. Qué cosas, ¿verdad? Por suerte para ti, muchos proveedores de servicios de email (ESP) como Mailjet ofrecen editores para facilitar el diseño de los emails.

Así, tras pasar un rato buscando los gifs más graciosos e imágenes festivas, jugando con los colores y haciendo borradores con el mejor contenido, tu campaña estará lista, con un diseño espectacular y optimizado para la entregabilidad. ¡Bien hecho! Ahora toca darle al botón “Enviar”. Da miedo, ¿a que sí? Pues espera a ver lo que se esconde detrás.

¿Quieres dominar el emailing estas fiestas? Echa un vistazo a nuestro Kit de Emailing Navideño.

Paso 1: Prepararse para la salida

Acabas de pulsar “Enviar”: tu trabajo ha terminado. Ahora es el turno del ESP. Durante este primer paso, el ESP (o sea, Mailjet) sigue una serie de pasos para preparar el envío de tu campaña de Navidad. Para empezar, si has personalizado tu email de alguna manera (por ejemplo, si has usado líneas de asunto dinámicas con el nombre propio de tu contacto o datos demográficos), es el momento de utilizar esa información. En el email también se incluye una firma digital (DKIM) para que el servidor de recepción pueda comprobar el dominio. Después, el ESP divide el email en dos secciones: cabecera y cuerpo.

cabecera y cuerpo email
El email tiene que pasar por una serie de procesos de formato, comprobación y aprobación antes de poder salir de Mailjet. En concreto, ¿qué es lo que se comprueba? Pues prácticamente todo. El MTA (Mail Transfer Agent, el software que envía los emails de un ordenador a otro) de Mailjet comprueba que no haya spam o malware y lo revisa todo, desde la longitud del mensaje hasta las palabras y caracteres empleados.

Por último, el ESP ajusta la velocidad de envío para adaptarse a la velocidad de cada ISP. El ISP es el proveedor de servicios de Internet al cual estás tratando de enviar tus emails, como por ejemplo Gmail, Hotmail o Yahoo! Algunos ISP aceptan en un periodo corto de tiempo un mayor volumen de emails que otros. Por eso, el ESP envía tus campañas a distintas velocidades, dividiendo el total de emails que quieres enviar en diferentes bloques para optimizar tu envío.

Paso 2: Llamar a la puerta del ISP

Una vez que el ESP (Mailjet, claro) apruebe tu campaña, tu email estará listo para salir y caminar hacia ese territorio salvaje y desconocido que es el espectro digital, con el fin de abrirse paso hasta el receptor. El MTA de tu ESP (recordemos: el software que Mailjet utiliza para enviar tus emails de un ordenador a otro) comprobará ahora que el destino al que estás intentando enviar existe mediante el sistema de nombres de dominio (DNS). Si todo va bien, el MTA de tu ESP enviará tu campaña de email al MTA del servidor de email de tu contacto.

llamando a la puerta email
El email se ha enviado al servidor de email del receptor, el ISP de tu suscriptor. Sin embargo, antes incluso de aceptarlo, el MTA del ISP comprueba algunos datos que le llegan del ESP. Uno de los elementos que los ISP revisan con especial atención es la reputación del remitente. Como todo en esta vida, la reputación determina el éxito de la estrategia de email. Imagínate que vas a un bar: si tienes antecedentes en el local, te metiste en una pelea o no pagaste la cuenta en anteriores ocasiones, no te van a dejar entrar. Lo mismo pasa, por ejemplo, si no respetas las normas de etiqueta.

Pues lo mismo se aplica a los emails. Una mala reputación del remitente perjudicará a tu entregabilidad (es decir, tu capacidad para entregar emails correctamente en la bandeja de entrada del receptor). El ISP al que tratas de enviar el email podría bloquearlo, así que una buena reputación es primordial para dominar la entregabilidad de emails. Podrías acabar incluso en una lista negra, lo que significa que te etiquetarán como spammer y que tus campañas lo tendrán más complicado para llegar a la bandeja de entrada.

Además de tu reputación, los ISP comprueban otros muchos elementos para decidir si van a dejar pasar tus emails o no. Estos proveedores intentan averiguar si el ESP es conocido y si la autenticación del remitente (SPF y DKIM) está en regla. Los ISP también comprueban los metadatos, el formato y la estructura del email para asegurarse de que son correctos (el código HTML) y que la bandeja de entrada del receptor existe y no está llena.

Si tu email no supera estas comprobaciones o si la dirección de email a la que intentas llegar no existe, el email rebotará. El rebote será duro (hard bounce) si el ISP ha determinado que la dirección de email a la que intentas llegar no existe o está inactiva. Si falla durante cualquier otra comprobación, el rebote será blando (soft bounce). Pero eso no es todo: el tipo de rebote blando variará según las comprobaciones en las que haya fallado tu email. Podría tratarse de un rebote temporal en el que se te pide que intentes enviar el mensaje de nuevo porque el ISP podría estar dispuesto a entregarlo más tarde, pero también podría rechazar tu campaña de Navidad (y tus futuros envíos), lo que significaría que el ISP no estaría dispuesto a dejar pasar tus emails a menos que mejores tus prácticas y tu reputación.

Paso 3: Llegada segura

Resulta que tu campaña es buenísima, ha pasado todas las pruebas y ha convencido al ISP para que abra sus puertas. ¡Genial!

Ahora le toca al ISP revisar el email en sí. Básicamente, el ISP pasará el contenido por unos filtros de spam internos y comprobará la reputación del remitente comparándola con sus propias listas de reputación.

Si el email no cumple los requisitos, se enviará directamente al Mordor de los emails: la carpeta de correo no deseado. Con suerte, tus contactos encontrarán tu campaña ahí, pero no podemos asegurarte que eso ocurra. Incluso si los vieran, los emails que acaban en la carpeta de spam no cuentan con la mejor carta de presentación.

No obstante, si tu email consiguiese superar ese último obstáculo, podría llegar sano y salvo a la bandeja de entrada… junto con muchos otros emails, donde todos se pelearán para llamar la atención de tu suscriptor. Algunos ISPs, como Gmail, cuentan incluso con diferentes carpetas en la bandeja de entrada. Ahora les toca al título, al diseño y al contenido de tu email atraer y enganchar de verdad al lector.

gmail-inbox

Las carpetas de la bandeja de entrada de Gmail

El viaje de tu email ha llegado a su fin. La verdad es que el periplo de los Reyes Magos desde Oriente para entregar los regalos a los niños es pan comido en comparación con esto. No obstante, necesitamos estos pasos intermedios y medidas de seguridad para asegurarnos de que no llega ningún contenido perjudicial a la bandeja de entrada. Además, lo que parece un viaje largo y accidentado podría llevar en realidad unos pocos segundos.

 

¿Cuánto sabías del viaje de los emails por Internet? Cuéntanoslo todo o tuitéanos tus preguntas usando el hashtag #MailjetDelivers. 

Fallo de seguridad de YAHOO!: ¿Cómo afecta a tus envíos por email?

La semana pasada, Internet se vio azotado por otro escándalo sobre la seguridad de la información. Yahoo! anunció que en 2014 se habían robado los datos de las cuentas de 500 millones de usuarios suyos. Seguramente te enteraste y ahora te asaltan miles de preguntas. No te preocupes. Mailjet está aquí para contarte exactamente lo que pasa, cómo puede afectarte como remitente y a ayudarte a paliar las consecuencias.

 

Fallo de seguridad en los emails de Yahoo!

Un momento, ¿qué ha pasado?

El 22 de septiembre, Yahoo! publicó un mensaje importante sobre la seguridad de sus usuarios. En él revelaba un fallo masivo de la seguridad que se había producido en 2014. Los datos de 500 millones de usuarios de cuentas de Yahoo! habían sido robados y puestos a la venta por un hacker (supuestamente, el mismo hacker que estuvo implicado en los escándalos de seguridad de LinkedIn y Tumblr).

Según el anuncio de Yahoo!, los datos robados incluían:

  • Nombres,
  • Direcciones de correo electrónico,
  • Contraseñas con hash,
  • Números de teléfono,
  • Fechas de nacimiento,
  • Preguntas y respuestas de seguridad.

Según la investigación que todavía está en curso, al parecer, los datos bancarios y las contraseñas protegidas no fueron robados.

Los usuarios supuestamente afectados han sido contactados por Yahoo! y se ha recomendado encarecidamente a todos los usuarios que cambien sus contraseñas si siguen utilizando las mismas que en 2014.

 

¿Esto me afecta a mí como remitente?

Una brecha tan masiva puede tener un montón de consecuencias, y sí, podría afectarte. Más concretamente, podría repercutir en tu entregabilidad.

Algunos proveedores de servicios de email han empezado ya a registrar una alta tasa de mensajes rebotados de cuentas de Yahoo!. Esto puede ser debido a que se han desactivado cuentas de Yahoo! operadas por los hackers que accedieron a ellas.

También es probable que de los usuarios de Yahoo! tengan la sensación de que sus datos ya no están seguros en esa dirección. Imagínate que tu nombre, las llaves de tu casa y tu dirección hubieran estado fuera, al alcance de cualquiera, durante un año y medio. Algunas personas cambiarían la cerradura sin más, pero otros quizá hasta dejasen su casa y se mudaran a otra… Eso significa que mucha gente podría abandonar sus identificadores de email, cerrar sus cuentas y abrir otras nuevas, así que muchos de los mensajes de sus campañas podrían recibir rebotes duros (hard bounces).

 

tasa de rebote: seguridad de yahoo

No, no estamos hablando de este rebote duro.

Los rebotes duros son respuestas recibidas de Yahoo! que indican que el remitente ha enviado su mensaje a una dirección inválida o inactiva. La tasa de hard bounce o rebote duro es uno de los criterios que utilizan los proveedores de servicios de Internet para medir la calidad de la lista y la reputación del remitente, así que si tienes una tasa de rebote duro alta, podría afectar negativamente a tu entregabilidad.

Ahora quizá te preguntes: «si se sabe lo que pasa, los proveedores de servicios de Internet deberían ser más flexibles y bajar el listón al definir un nivel sospechoso de rebotes duros, ¿no?» Lamentablemente, no es tan fácil. Estos filtros se establecen mediante algoritmos complejos que persiguen el phishing y el fraude, no los gestionan personas. Rastrean sus indicadores como remitente y los comparan con lo que consideran «normal» para la mayoría de los remitentes.

Así que lo que sucederá probablemente es lo siguiente:

  • Si tu tasa de rebotes duros sube un poco, pero el resto de tus indicadores están bien y tienes unas buenas estadísticas, el impacto será mínimo; quizá, como mucho, algún que otro email vaya a parar a la carpeta de correo basura.
  • Si tu tasa de rebotes duros sube mucho, el resultado será tal vez que un montón de mensajes terminará en la carpeta de correo basura mientras sea alta, y probablemente unos días después la tasa volverá a la normalidad;
  • Si tu tasa de mensajes rebotados se dispara, quizá veas cómo algunos mensajes son rechazados, bloqueados temporalmente por los proveedores de servicios de Internet durante unas horas, o incluso varios días.

 

¿Cómo puedo limitar el daño?

Para proteger tu reputación como remitente, te recomendamos que vigiles muy atentamente tu tasa de rebote. En Mailjet, nuestra política de envío establece un umbral de rebote del 8%. Así que es importante que no la pierdas de vista, ya que un porcentaje mayor podría suponer que se te aplicara un límite en tus envíos.

Te recomendamos que, después de cada campaña que envíes durante las próximas semanas, elimines de tu lista de contactos todas las direcciones que reboten. Puede parecer un poco latoso, pero es la forma más rápida y segura de hacer que tu tasa de rebote vuelva a la normalidad y limitar los daños a tu entregabilidad.

 

contactos: seguridad de yahoo
 

Si quieres dirigirte a los usuarios de Yahoo que podrían estar tentados a cerrar sus cuentas pero aún no lo han hecho, puedes crear una lista segmentada que incluya solo los contactos de Yahoo que han estado «activos» durante los tres a seis últimos meses (los que han abierto/hecho clic en sus campañas más recientes). Envíales una campaña específica para ofrecerles la oportunidad de actualizar sus preferencias y que indiquen, si lo desean, una nueva dirección de correo electrónico para asegurarse proactivamente de que los mensajes les llegan a sus nuevas direcciones.

 

¿Has notado algún impacto en tus últimas campañas de email tras el anuncio del fallo de seguridad de Yahoo!?¿Cómo tienes previsto solucionarlo? Cuéntanos más en Twitter.

Es hora de dejar atrás las direcciones webmail para enviar emails por ESPs

Como consumidores, todos tenemos al menos una dirección de webmail gratuita e incluso varias, en el caso de los más adictos. Los proveedores de webmail como Gmail, Yahoo, AOL, Orange o Outlook son una forma cómoda y potente de obtener una dirección de correo electrónico personal. Son muchos los usuarios que le tienen tanto aprecio a su dirección de webmail que se registran en Mailjet con ella, en vez de utilizar una dirección corporativa.

Una de las mayores amenazas en lo relativo al envío de correos electrónico, y especialmente con el webmail, es el spam o correo basura. Estos proveedores se situaron a la vanguardia de esta lucha, facilitando a los usuarios filtros avanzados de spam para reducir el número de emails no deseados o de intentos de phishing. Pese a que el volumen de spam disminuyó en 2015, la cifra sigue siendo alta, y los líderes del sector, incluido Mailjet, se esfuerzan por lograr que el email sea un medio seguro.

¿Quieres saber cómo mejorar tu entregabilidad? Descárgate la guía: :

Guía de Principios Básicos de la Entregabilidad

 

La batalla de la comunidad del email contra el spam

Una forma de mejorar tus índices de entrega de email es incorporar sistemas SPF (convenio de remitentes, del inglés Sender Policy Framework) y DKIM (correo de claves de dominio identificadas, del inglés Domain Keys Identified Mail) a tu configuración DNS. Con esta incorporación a tus entradas DNS, estás informando a los destinatarios de que has autorizado a Mailjet a enviar emails en tu nombre.

Para proteger aún más tu marca de los intentos de phishing, puedes implementar DMARC (autenticación, notificación y conformidad de mensajes basados en dominios, del inglés Domain-based Message Authentication, Reporting & Conformance) junto con los sistemas SPF y DKIM.

DMARC es una norma que indica a los servidores de los destinatarios cómo proceder si reciben un email que parece haber sido enviado por ti o una dirección “@yourdomain.com”, cuando en realidad no ha sido así. Puedes configurar la norma DMARC para que simplemente controle el correo que se envía usando tu dominio, o bien indicar a los proveedores de correo que envíen estos mensajes a la carpeta de spam o rechacen de pleno los emails sin autenticar.

Yahoo y AOL ya implementaron en abril de 2014 una norma DMARC estricta que solicita el rechazo de los emails. Yahoo lo amplió a 62 dominios ADICIONALES hace poco tiempo, y Google anunció que hará lo mismo este año con gmail.com.

 

¿Qué significa esto para los usuarios de Mailjet?

Dicho de otro modo: si utilizas Mailjet para enviar emails con una dirección de Yahoo, o de Gmail a partir de junio de 2016, este será rebotado (será rechazado y ni siquiera llegará a la carpeta de spam). El servidor de email del destinatario detectará que no proviene de un servidor de email de Yahoo o Gmail legítimo y lo rechazará; ni siquiera aterrizará en carpeta de spam de tus contactos. Creemos que en un futuro cercano los proveedores de correo comenzarán a filtrar a los remitentes que no dispongan de una norma DMARC protegiendo sus dominios. No te arrepentirás de anticiparte a estos cambios.

Puesto que siempre hemos recomendado utilizar una dirección de email o un dominio que fuese propiedad del cliente, este cambio tan solo repercutirá a una pequeña parte de nuestros clientes. No obstante, queremos aprovechar esta ocasión para recordar que el email es un elemento importante de tus sistemas de comunicación y que siempre debería llevarse a cabo desde dominios de tu propiedad.

 

¿Qué puedes hacer para asegurarse de que sus envíos sean seguros?

Dirígete a tu cuenta, consulta el menú de direcciones y dominios de remitentes y asegúrate de que no dispones de ninguna dirección de webmail registrada en tu lista de direcciones de email. Si dispones de alguna, te recomendamos que te asegures de que no está en uso.

Si no dispones de una dirección de correo electrónico con tu propio dominio, te recomendamos encarecidamente que registres tu dominio, crees una dirección de email en dicho dominio, publiques tus registros de SPF y DKIM y añadas la dirección a tu lista de direcciones y dominios de remitentes.

También estamos trabajando en una solución alternativa para que los nuevos usuarios, los clientes con escasos recursos informáticos y los remitentes ocasionales puedan seguir enviando mensajes sin la dificultad de gestionar sus propios dominios. Presentaremos esta solución muy pronto.

 

Mientras tanto, te invitamos a ponerte en contacto con nuestro equipo de soporte técnico si necesitas más indicaciones. Te ayudaremos a que la transición a tu propio dominio de envíos resulte lo más sencilla posible.