¿Qué puerto SMTP debo usar?

Elegir un puerto SMTP puede ser complicado. Si vas a configurar tu sistema de email para enviar o retransmitir emails, es probable que te preguntes: “¿Qué puerto SMTP debo usar?” Suena difícil…

Para ser sinceros, son unas cuantas cosas las que hay que tener en cuenta. ¿Necesitas algún tipo de cifrado? ¿Estará abierto este puerto en la parte del destinatario para recibir emails? ¿Admite este puerto el proveedor de servicios de email que usas?

Sí, lo sabemos. Son muchos los detalles que hay que tener en cuenta y es fácil perderse. Por eso, en este artículo te ayudaremos a encontrar las respuestas que necesitas para encontrar la configuración ideal en tu caso.

¿Qué es el SMTP?

El Protocolo simple de transferencia de email (o SMTP, Simple Mail Transfer Protocol en inglés) es el estándar básico que usan los servidores de email para enviar emails en Internet. También hay algunas aplicaciones y servicios que usan el SMTP para retransmitir a sus usuarios a otros servidores de email.

Gracias a un proceso denominado “almacenar y reenviar”, el SMTP transfiere tu email desde el servidor de salida y hasta tu destinatario a través de las redes. Trabaja estrechamente con un agente de transferencia de email (MTA, por sus siglas en inglés) para enviar tu comunicación a la dirección de correo electrónico y a la bandeja de entrada correctos. El MTA es cada aplicación de software que usan los clientes de email (como Gmail, Outlook, Apple Mail, etc.).

El SMTP también podría usarse como protocolo TCP/IP para recibir emails. No obstante, dada su limitada capacidad para poner en cola los mensajes en el lugar del receptor, por lo general se usa únicamente para el envío de correo. Los protocolos POP3 o IMAP se usan junto con el SMTP para recibir emails y permiten que el usuario guarde los mensajes en un servidor de emails y los descargue de él de forma periódica. No es tan complicado, ¿verdad?

¿Qué es un puerto SMTP?

Empecemos por qué es un puerto.

Un puerto de red no tiene nada que ver con los puertos que usas para cargar tus dispositivos o conectar el ratón al ordenador. De hecho, los puertos tienen un significado muy concreto y bien definido en lo que a las comunicaciones digitales se refiere.

Para entender cómo funciona un puerto, tenemos que rebobinar y ver qué es lo que ocurre cuando los ordenadores se comunican entre sí en Internet.

Imagina que estás intentando llegar a mailjet.com. En este caso, el Sistema de nombres de dominio (DNS) convierte el nombre en la IP real que se oculta tras la dirección del sitio. En el caso de Mailjet es 104.199.110.216. Quizá recuerdes cuatro o cinco IP como la nuestra, pero ¿quién puede recordar más? O mejor dicho… ¿quién querría hacer eso?

Tu servidor está solicitando conectarte con este sitio desde tu proveedor de servicios de Internet, o ISP.

¿Y ahora qué? Aquí es donde el puerto viene de perlas.

Sabemos que la dirección a la que queremos llegar y el número de puerto (80 en este caso) le dicen al servidor qué es lo que quieres hacer. Imagina que los puertos son el número de direcciones a los que te gustaría llegar. La dirección IP sería el equivalente a la dirección física del destinatario y el número de puerto podría ser la persona que vive en esa calle, el potencial destinatario de tu carta.

En otras palabras: un puerto es un punto de entrada a una conexión lógica. En el nivel de software, en un sistema operativo, un puerto es una construcción lógica que identifica un proceso concreto o un tipo de servicio de red.

El número de puerto identifica qué tipo de puerto es. Algunos puertos tienen números que les asigna la IANA. Estos tienen el sobrenombre de “puertos conocidos”, que se especifican en RFC 1700.

Cada puerto tiene dos estados: abierto y cerrado. Si el puerto está abierto, significa que puedes conectarte y transferir la información. Si el puerto está cerrado, no podrás llegar a la dirección y la conexión dará error.

Puedes comprobar si un puerto está abierto o cerrado usando telnet. ¿Qué cómo se hace? Es demasiado largo para contarlo aquí, pero puedes consultar este artículo detallado para obtener más información.

Un puerto SMTP es un puerto pensado para usarse con conexiones SMTP. En la actualidad, los puertos SMTP más habituales son: 25, 465, 587 y 2525. Esto no significa que sean los únicos: son los más usados para estos tipos de conexión y por eso casi siempre están abiertos, lo que significa que deberías poder llegar a tu destino.

Sí, sabemos que te mueres de ganas de saber más.

Retransmisión SMTP de Mailjet

La sólida infraestructura de entrega de Mailjet permite que, cada mes, miles de millones de emails aterricen en las bandejas de entrada. Nuestra retransmisión SMTP gratuita se configura en cuestión de minutos, y descubrirás cómo nuestras potentes prestaciones pueden ayudarte a hacer más con menos.

Si usas Mailjet para enviar tus emails transaccionales mediante SMTP, configurarlo está chupado. Cuando hayas creado tus maravillosas plantillas, solo tienes que seguir este artículo para configurar tu conexión SMTP. Puedes hacerlo desde cualquier cliente de sobremesa, como Outlook o Thunderbird, y lo que es mejor: puedes usar MTA y MDA, como Postfix, exim y Exchange.

Por supuesto, puedes configurar el servidor SMTP con cualquier tecnología que sea compatible con SMTP para elegir el framework o lenguaje perfecto para ti. Eso suena más sencillo. ¿A que sí?

Solo tienes que añadir tu clave de API como nombre de usuario y la clave secreta como contraseña, y configurar el servidor host/SMTP in-v3.mailjet.com Ahora veamos qué puertos te ofrecemos.

Puerto Finalidad TLS SSL
25 Protocolo simple de transferencia de email Opcional No
80 Protocolo de transferencia de hipertexto Opcional No
465 SMTP autenticado con SSL No
587/588 Envío de mensajes de email Opcional No
2525 El puerto alternativo Opcional No

 

A continuación incluimos toda la información de estos puertos:

Puerto 25: puerto de Protocolo simple de transferencia de email

Cualquier administrador de sistemas (de una cierta edad, al menos) sabe que el SMTP se diseñó para usar el puerto 25 en IETF Request for Comments (RFC) 821. En la actualidad, IANA sigue reconociendo el puerto 25 como el puerto estándar predeterminado de SMTP.

Aunque el puerto 25 sigue siendo el más habitual para la retransmisión SMTP, muchos clientes SMTP modernos podrían tener bloqueado este puerto.

¿Por qué?, te preguntarás.

El puerto 25 está bloqueado en muchas redes por el spam que históricamente se ha retransmitido desde ordenadores y servidores que han sido objeto de un uso fraudulento. Por eso, muchos ISP y proveedores de servicios bloquean o restringen las conexiones SMTP en el puerto 25. Esta acción permite reducir el número de emails no solicitados que se envían desde sus redes.

No obstante, si gestionas un servidor de email, tú decides si quieres dejar el puerto 25 abierto y permitir la conexión SMTP a través de él. Puedes implementar otras medidas de seguridad en el servidor, como frameworks y verificación adicional de email, para evitar el envío de spam.

Puedes usar el cifrado TLS con el puerto 25 en Mailjet.

Puerto 80: puerto de Protocolo de transferencia de hipertexto

El puerto 80 es el número de puerto asignado al protocolo de transferencia de hipertexto (HTTP), el protocolo de comunicación más usado en Internet. Es el puerto desde el que un ordenador envía y recibe comunicaciones y mensajes basados en cliente web desde un servidor web, y se usa para enviar y recibir páginas o datos HTML. Este es el puerto al que el servidor “escucha” o espera recibir de un cliente web, asumiendo que se asignó el predeterminado durante la configuración del servidor.

¿Sabes qué es lo mejor de usar este puerto? Que está abierto el 99,9 % de las veces. Por eso, las posibilidades de que tu email llegue al destinatario son altísimas. Todo el mundo necesita acceder a Internet y que este puerto esté abierto.

También puedes usar el cifrado TLS con el puerto 80.

Puerto 465: puerto SMTP autenticado con SSL

La IANA asignó el puerto 465 en un principio para hacer una versión cifrada del SMTP llamada SMTPS. A finales de 1998, la IANA reasignó este número de puerto a un servicio nuevo. Aun así, muchos servicios siguen ofreciendo la interfaz SMTPS en el puerto 465. Nosotros somos uno de ellos.

El objetivo del puerto 465 es establecer un puerto para que el protocolo SMTP opere con Capa de sockets seguros (SSL). El protocolo SSL suele usarse para cifrar comunicaciones en Internet. Por lo general, usarás este puerto solo si tu aplicación lo exige.

Esta es la mejor manera de usar una conexión SMTP más segura. El puerto 465 es el único con el que aceptamos cifrado SSL.

Puerto 587 y puerto 588: puerto de envío de mensajes de email

En la actualidad, el puerto 587 se usa para enviar los emails de forma segura y garantizar que llegan a su destino. La mayoría de los softwares cliente están configurados para usar este puerto para enviar tus mensajes. Casi todos los servidores de email admiten este puerto, pero aunque el servidor de email lo admita, puede que esté o no abierto para envíos de email.

Con Mailjet, este puerto está abierto. Para ver si el de destino también lo está, puedes usar la técnica telnet.

Puedes emparejar los puertos 587 y 588 con cifrado TLS cuando uses Mailjet.

Puerto 2525: el puerto alternativo

El puerto 2525 no es un puerto SMTP oficial, y ni el IEFT ni la IANA lo sancionan. Casi todos los ESP admiten el uso del puerto 2525, aunque no sea un puerto SMTP oficial. Podría usarse como alternativa al puerto 587 para SMTP en el caso de que los demás puertos estén bloqueados.

El puerto 2525 es posiblemente el más usado por los usuarios que se alojan en Google Computer Engine y experimentan problemas de conectividad con el puerto 587.

Este puerto también admite cifrado TLS.

¿Qué son los protocolos POP e IMAP?

POP (Post Office Protocol, cuya última versión es POP3) e IMAP (Internet Message Access Protocol) son dos de los primeros protocolos desarrollados que permitieron a los clientes de correo electrónico – como Outlook, Thunderbird y otros – recuperar emails de un servidor de email.

Con el POP, se suelen usar los puertos TCP 110 y 995, mientras que para el IMAP se utilizan los puertos TCP 143 y 993 para sesiones inseguras y seguras respectivamente. Cada uno de ellos tiene diferentes funciones, como transmitir el estado de los mensajes de correo de vuelta al servidor (abierto, cliqueado o marcado como spam…), o para conservar una copia del mensaje en un servidor local para facilitar el acceso offline. La última versión de POP, POP3, puede utilizarse con o sin un SMTP.

Esto no afecta al puerto que utilizas con Mailjet. Como Mailjet no es un cliente de correo electrónico que aloje sus propios buzones de email, estos no son protocolos que soportamos.

Qué hemos aprendido

Ahora puedes decir que sabes lo que es el SMTP y un puerto de red. ¡Así se hace! Aún mejor: ahora sabes cuál es la finalidad de algunos puertos y que puedes usarlos para conexiones y retransmisiones SMTP. También puedes comprobar si un puerto está abierto en tu configuración o en la del destinatario usando telnet.

Tenemos claro que si te enfrentaras ahora a algún problema con el servidor SMTP entre Mailjet y tu servidor, sabrías lo que tienes que probar para ver si hay un problema con la conexión del puerto.

 

¿Quieres obtener más información sobre el SMTP y Mailjet? ¡Síguenos en Twitter para enterarte de primera mano cuando publiquemos nuevos artículos!

Growth Hacking: El arma secreta de tu estrategia de marketing digital

En ocasiones, los términos que se usan en el marketing digital pueden parecer una mala idea de algún guionista de Hollywood que se ha dedicado a amontonar palabras de moda: ¡Influencers! ¡Sinergia! ¡Idea innovadora! Growth hacking (espera, esta sí que es importante).

¿Qué es lo que diferencia al growth hackingde sus rimbombantes primos y cómo te puede ayudar en tu estrategia de marketing? Bueno, pues empecemos por el principio: ¡Toma uno! 🎬

¿Qué es el growth hacking?

El growth hacking es una estrategia de crecimiento que consiste en experimentar de forma rápida e iterativa con el objetivo final de aumentar las ventas, los ingresos y los beneficios de un negocio.

Va más allá de métricas de la parte superior del embudo, como la notoriedad de marca o las visitas al sitio web, y en su lugar, pretende comprender los datos que se esconden tras lo que genera los resultados del negocio.

El growth hacking, también conocido como growth marketing, ha ido cobrando cada vez más relevancia desde 2010 coincidiendo con el surgimiento del mundo de las startups tecnológicas tras la recesión económica de 2008. En el siguiente gráfico puedes observar cómo su nombre hace honor a su rápido crecimiento.

growth marketing graph

El marketing tradicional suele centrarse en metas a corto plazo (como ofrecer una oferta el Día de la Madre en tu negocio eCommerce), en retransmitir anuncios por la radio con la esperanza de aumentar el tráfico que recibe el sitio web o en instalar vallas publicitarias que se vean desde la carretera. Las estrategias de growth hacking aplican una mentalidad basada en datos a esos mismos conceptos.

traditional marketing sign

¿Cómo funciona el growth hacking en el marketing digital?

No hay una definición universal que se aplique al growth hacking. Probablemente, los growth hacks o estrategias de crecimiento rápido que ayudaron a Uber, Airbnb o Spotify no funcionarán para todos los negocios. Sin embargo, una constante que encontramos entre los expertos de este tipo de marketing, llamados growth hackers, es el impulso de probar cosas nuevas.

Si el lema de un equipo de ventas es Always Be Closing (o Siempre Estar Vendiendo, como diría Alec Baldwin), el lema de un buen growth hacker es Always Be Testing(Siempre Estar Probando, vamos).

Los growth hackers experimentan sin compasión y prueban cosas nuevas hasta que encuentran lo que les funciona. Poner siempre la misma oferta por el Día de la Madre no sirve. En su lugar, es recomendable probar las creatividades publicitarias para ver qué tipo de imagen prefiere la audiencia, probar diferentes campañas de email marketing y de remarketing y descubrir si les resulta más agradable que la voz en off del anuncio que aparece en YouTube sea de un hombre o de una mujer, o si el botón de registro de tu landing page les gusta más en rojo que en azul.

A los expertos en growth marketing les apasionan las tasas de conversión, el flywheel y el valor vitalicio. En el caso de las empresas de SaaS, como Mailjet o Mailgun, es habitual ofrecer una prueba gratuita a los usuarios para que se hagan una idea de cómo funciona el producto. Las pruebas gratuitas son un recurso fabuloso para dar a conocer tu producto al mercado, pero no pagan las facturas. Necesitas usuarios que paguen por el producto, y además tienes que retenerlos el máximo tiempo posible.

Etapas en la estrategia de growth hacking

Ahora que sabes qué significa, vamos a ver paso a paso y en la práctica cada etapa del embudo de crecimiento: adquisición del cliente, onboarding y activación, retención, recomendación y, por último, crecimiento de los ingresos.

Paso 1: Adquisición del cliente

Los expertos en growth hacking tienen unas cuantas áreas en común para conseguir que los clientes entren por la parte superior del embudo:

  • Búsqueda orgánica: Este tráfico es gratuito, pero existe todo un subconjunto de marketing denominado optimización para buscadores (SEO, por sus siglas en inglés) cuyo único objetivo es conseguir la mayor cantidad posible de ese tráfico.
  • Búsqueda de pago: También denominado «marketing para buscadores»; se trata del proceso de pagar por posicionamiento de palabra clave en la página de los resultados de búsqueda de (normalmente) Google.
  • Redes sociales de pago: Con esto nos referimos a hacer publicidad en redes sociales como Facebook, Instagram, Twitter y LinkedIn.

 

Si quieres conseguir clientes en un periodo corto, tendrás que pagar. La búsqueda orgánica es una herramienta estupenda y de mínimo gasto, pero se tarda tiempo en forjarte un nombre. En cambio, la búsqueda y las redes sociales de pago arrojan resultados más rápidos.

Fases Inbound Marketing

Las startups miden su capacidad para adquirir clientes en una métrica denominada coste de adquisición del cliente, o CAC. El CAC representa el valor en euros que cuesta adquirir nuevos usuarios, y los growth hackers están obsesionados con él (y con razón).

Pongamos un ejemplo sencillo: imagina que tu gasto medio al mes es de 10 000 euros para conseguir 1000 clientes. Tu CAC es de 10 euros. Pero llega tu jefe y te dice: «Mira, Pepe, para conseguir nuestros objetivos de beneficios, tenemos que reducir nuestro CAC a 7 euros». ¿Cómo puedes hacerlo?

Tests A/B para aumentar la tasa de conversión

Aquí es donde entra en juego las técnicas de growth hacking. La forma más sencilla de reducir los costes de adquisición es aumentar la tasa de conversión de visitantes a compradores. En términos de marketing digital, nos referimos a la tasa de conversión de tu sitio web.

Los tests A/B son una práctica básica para en las mejores estrategias de marketing. Toma la versión actual de tu sitio web o de tu campaña de email marketing, haz algunas modificaciones y luego prueba las dos versiones con una muestra estadísticamente significativa para determinar cuál de las dos versiones consigue atraer un mayor número de usuarios nuevos.

Hay muchos modos de llevar a cabo un test A/B; incluso puedes experimentar con más de una variante a la vez a través de pruebas con múltiples variantes. En última instancia, es el experto quien decide qué elementos del sitio web debe modificar y probar. Puede ser tan sencillo como cambiar el color de un botón de rojo a verde o tan complejo como rediseñar toda la página de inicio.

Volvamos a Pepe. Pepe ha diseñado una versión experimental de la página de destino principal y, tras ejecutar una prueba A/B, consiguió reducir el CAC a 7 euros. ¡Bien hecho, Pepe!

Pero ahora que has adquirido a esos clientes, tienes que presentarles el producto.

Paso 2: Onboarding y activación del usuario

Conseguir que los usuarios de pago adquieran tu producto es genial, pero no puedes abandonarlos después de que te hayan confiado su dinero. Tienes que enseñarles a usar el producto para solucionar su problema o, de lo contrario, te arriesgas a perderlos. Aquí es donde los growth hackers sacan a pasear los procesos de onboarding y activación.

El onboarding es el proceso de presentar tu producto y sus características a un cliente. Se puede hacer mediante una visita guiada en la aplicación que explique las funciones principales y dónde tienen que hacer clic para acceder a las herramientas que necesitan o con una secuencia de emails de bienvenida.

Una buena experiencia de onboarding acompaña al usuario nuevo a través de las primeras etapas de uso del producto y, si se hace correctamente, les ayuda a superar los principales inconvenientes. Tomemos el ejemplo de Mailjet.

Juan se decide por Mailjet porque quiere crear campañas de email marketing dedicadas a curiosidades sobre los gatos. Esta es la etapa de adquisición del cliente.

Antes de que Juan pueda enviar esta newsletter, necesita completar primero algunos pasos. Tiene que añadir y verificar su dominio www.curiosidadesdelosgatetes.com. Como sabemos que este proceso puede ser complicado, nos hemos esforzado al máximo para escribir guías detalladas que ayuden a simplificarlo.

A lo largo de los siguientes días, Juan recibe una serie de emails de Mailjet en los que se explica qué pasos debe seguir para empezar a usar nuestra plataforma y enviar la newsletter de sus sueños con información de todo tipo sobre los gatos. La fase de onboarding termina cuando Juan completa este paso. Juan ya puede enviar su primer email de curiosidades sobre los gatos. Cuando lo haya hecho, habrá completado la etapa de activación.

Los objetivos de las etapas de onboarding y activación variarán según la empresa. Pregúntate cuáles son los principales pasos que debe dar un usuario antes de empezar a usar tu producto.

Email de bienvenida amazon echo</

Paso 3: Retención del cliente

¿Os acordáis de Pepe? Tras reducir el CAC de su empresa a 7 euros, se ha convertido en el héroe del que todos hablan. Pero hay un problema.

Los nuevos usuarios que ha adquirido solo se suscriben un mes y, luego, cancelan la cuenta. Antes de la prueba de Pepe, los usuarios usaban el producto durante al menos 3 meses. ¿Qué ha ocurrido? La tasa de cancelación.

churn

La tasa de cancelación

La tasa de cancelación es una métrica que indica la velocidad a la que los clientes dejan de usar (y, por tanto, de pagar) tu producto. Todo ese tiempo y dinero que has invertido en adquirir nuevos clientes será en vano si no consigues retenerlos.

Hay muchos motivos por los que los clientes cancelan su suscripción. En ocasiones, el producto no cumple con sus expectativas; otras veces, puede que hayan encontrado un modo mejor de solucionar su problema inicial. Quizá han tenido una mala experiencia con el equipo de atención al cliente o, simplemente, no les ha gustado tu producto. Sea cual sea la razón, los growth hackers necesitan comprender el motivo de la cancelación del usuario.

Una forma de hacerlo es pedir al usuario que explique por qué cancela su cuenta mediante una encuesta que aparece al darse de baja. Hacerle una pregunta tan sencilla como «¿Por qué cancelas tu cuenta?» con unas pocas opciones entre las que puede elegir es una buena manera de entender qué les impulsa a hacerlo.

Cómo prevenir unas tasas de cancelación altas

Un indicador importante de la tasa de cancelación es la satisfacción del cliente, conocida como puntuación CSAT (por sus siglas en inglés). Es una medida simple para conocer el nivel de satisfacción de los clientes con tu producto. Otra medida es la puntuación neta del promotor o NPS (por sus siglas en inglés). Si en algún momento una empresa te ha preguntado cómo puntuarías la experiencia de atención al cliente del 0 al 10, eso es una encuesta NPS.

ejemplo escala cast

Decidas lo que decidas sobre cómo medir la felicidad de los clientes, es importante hacer un control periódico de este índice para poder predecir futuras cancelaciones. Da a los usuarios un espacio en el que puedan contarte qué les parece tu producto y tú podrás empezar a hacer mejoras para retenerlos mes a mes y mejorar su experiencia.

Paso 4: Recomendaciones

Dropbox revolucionó los programas de recomendación con una recomendación bidireccional. Cuando un usuario invita a otro a Dropbox, ambas partes consiguen más espacio de almacenamiento. Todos salen ganando, y eso ayudó a Dropbox a convertirse en el proveedor principal de almacenamiento en la nube para uso personal.

La moraleja más importante con la que tienen que quedarse los growth hackers es que los incentivos pueden ser una motivación potente para hacer crecer una empresa y darle viralidad. En el caso de Dropbox, cada recomendación suponía un coste: incluso si el almacenamiento extra es gratis para el usuario final, Dropbox tiene que pagarlo de su bolsillo, pero es muy probable que ese coste sea muy inferior a lo que costaría adquirir usuarios a través de otros canales.

Además, el boca-oreja es un tipo de campaña de marketing mucho más convincente y que aporta mejores resultados. ¿En quién confiarías más, en una gran empresa que se anuncia en Facebook o en un buen amigo que te recomienda encarecidamente que pruebes algo? 🤔

El valor de los brand ambassadors

Las recomendaciones no tienen por qué costarte nada. De hecho, si tienes un buen producto, los usuarios hablarán sobre ti. Son lo que se conoce como brand ambassadorso embajadores de la marca. Escribirán artículos en sus blogs, redactarán guías con instrucciones y subirán vídeos a YouTube. Por lo general, este material lo crean usuarios con poder, los conocidos como influencers. Son usuarios que gritan a los cuatro vientos (digitales) el nombre de tu producto desde lo más alto y te pueden aportar gran escalabilidad.

Los growth hackers pueden identificar a esas personas y empezar a forjar relaciones con ellas. Los pequeños detalles marcan una gran diferencia con tus usuarios con poder; por ejemplo, podrías enviarles una camiseta, tazas o calcetines coloridos de la empresa. Cualquier cosa que les haga sentir que la empresa les agradece su contribución.

En resumen

Para hacer crecer un negocio debes tener muy claros los elementos más básicos. Necesitas un buen sitio web, fuentes uniformes de tráfico (idealmente, de canales gratuitos como la Búsqueda de Google para poder reducir tu CAC) y un producto que satisfaga una necesidad y que a tus usuarios les guste usar.

Los growth hackers tienen un importante papel en las empresas del presente que experimentan un rápido crecimiento, ya que tienen que optimizar cada paso del embudo del usuario a través de la estrategia de marketing de crecimiento.

El growth hacking aborda la estrategia de marketing desde la perspectiva más amplia, empezando por la adquisición del cliente, continuando con el onboarding y la activación del usuario y su retención, y por último, las recomendaciones. Los growth hackers probarán y modificarán nuevas ideas sin descanso hasta que den con lo que funciona y, luego, vuelta a empezar.

Ahora que lo sabes todo sobre el growth hacking, es hora de salir ahí y usar toda esa información a tu favor. Luces, cámara, ¡acción!

Envía mejores emails con Mailjet
Diseña fácilmente emails increíbles y sácale el máximo partido a tu estrategia de email marketing. Benefíciate de funciones avanzadas y entregabilidad de primer nivel.

Crea tu cuenta ahora

***

Esta guía la ha escrito nuestro propio experto en growth marketing, Nick Lafferty. Visita su sitio web para leer más artículos sobre marketing y crecimiento.