¿Qué es la tasa de rebote?

¿El mundo del email está lleno de términos que te suenan a chino? ¿Tu compañero te ha dicho que tenéis que cambiar vuestro widget para hacer una suscripción doble opt in y tú has asentido y sonreído, sin saber bien qué decir?

¡No te preocupes! En este Glosario de Email, te traemos un glosario de definiciones básicas del mundo del emailing para que domines los conceptos indispensables, en cualquier situación.

Ya nos gustaría que cada mensaje que enviamos llegara a su destino, ¿verdad? Sin embargo, hay algunos obstáculos que se pueden interponer entre nuestros emails y sus destinatarios, y uno de ellos es el rebote.

¿Qué es el rebote en email?

Muchos relacionan la tasa de rebote con las páginas web, pero también es una métrica que afecta a los emails. El rebote es un error que se produce cuando nuestro email no puede ser entregado a su destinatario y es devuelto al servidor del remitente. Por tanto, la tasa de rebote no es nada más que el porcentaje de emails, de entre todos los enviados, que no logran llegar a su destino.

Para ponerlo en contexto, el rebote es el equivalente informático a cuando nuestro correo postal es devuelto porque la persona a la que hemos escrito no vive en la dirección que indicamos en el sobre. Lo mismo puede pasar con los correos electrónicos.

Entre estos errores podemos encontrar dos tipos distintos: el hard bounce (o rebote duro) y el soft bounce (o rebote blando o suave). De ambos podemos obtener tasas de rebote diferentes, que nos ayudarán a analizar la salud de nuestra lista de contactos y mejorar la entregabilidad de nuestros emails.

Hard bounce o rebote duro

Los errores conocidos como hard bounce, o rebote duro, son enviados cuando el servidor de email del remitente considera el problema como algo definitivo: por ejemplo, cuando una dirección de email no existe (por una falta de ortografía, por ejemplo) o cuando el envío se hace a un servidor webmail que ya no está operativo (como @tele2.es o @voila.fr).

Para prevenir estos errores, algo indispensable si queremos mantener una entregabilidad óptima, existen diferentes métodos que pueden ayudarnos:

  • Examina periódicamente tu lista de contactos. Revisa tus listas cada cierto tiempo para asegurarte de que todas las direcciones de tus contactos han sido correctamente validadas. Es importante tener en cuenta que la mayoría de las plataformas de email marketing, como Mailjet, ofrecen ya un sistema de filtrado previo que rechaza las direcciones de servidores obsoletos. De este modo, las estadísticas de tus campañas no se verán afectadas y tus tasas de rebote se mantendrán bajas.
  • Usa un opt in doble. Al incluir una doble validación por parte de nuestros futuros destinatarios, primero en nuestra página web y después mediante un email de confirmación enviado directamente a su bandeja de entrada, nos aseguramos de que la dirección registrada existe y es correcta, que ese usuario se ha suscrito voluntariamente y por último, pero no menos importante, que esa dirección no va a darnos errores en el futuro.

Email de confirmación de suscripción

Soft bounce o rebote blando

Los errores del soft bounce o rebote blando llegan cuando el email no puede ser entregado, pero el servidor considera que se puede tratar de un error temporal. Por ejemplo, el soft bounce puede ser causado porque el receptor tiene la bandeja de entrada llena, porque el servidor de recepción no tiene espacio suficiente o incluso por un fallo temporal en el proveedor de email de los destinatarios.

Normalmente, el servicio de envío de emails intentará reenviar varias veces los mensajes que devuelvan un rebote blando. Estos reenvíos continuarán hasta que el servidor receptor acepte nuestro mensaje o hasta que nuestro servicio determine que la dirección realmente no está disponible. En este caso, los envíos futuros a esa dirección serán bloqueados previamente.

Rebote duro Rebote blando
Dirección de email inválida (slopez@gmila.com) Bandeja de entrada llena
Dirección de email inexistente (juan78@tele2.es) Servidor de recepción sin espacio suficiente
Fallo temporal del servidor del destinatario

¿Cómo afecta la tasa de rebote a nuestra entregabilidad?

Los rebotes, ya sean blandos o duros, pueden ser vistos como señales de alerta enviadas a los emisores de los mensajes, que nos señalan la inactividad de una dirección de email o la inexistencia de un contacto, tal y como lo haría el servicio de correos ordinario. Por ello, es importante asegurarnos de la fiabilidad de nuestra tasa de rebote.

En efecto, una tasa de rebote muy significativa nos indicará que nuestra lista de contactos no está actualizada, puesto que estará compuesta por un número alto de direcciones de emails inexistentes.

Los servicios de envíos de email de nuestros destinatarios pueden interpretar estos datos de dos formas distintas: o bien que la lista ha sido comprada (y está por tanto formada por un gran número de contactos inactivos), o bien que no la limpiamos con regularidad.

En cualquier caso, una tasa de rebote alta es una señal de que no seguimos las mejores prácticas del emailing y nos arriesgamos a que esto nos penalice.

¿Cuál es una tasa de rebote razonable?

Los emails rebotados perjudican tu reputación de remitente y la de tu proveedor de email, por lo que es importante mantener una tasa de emails rebotados lo más baja posible.

Desde Mailjet siempre recomendamos mantener una lista de contactos que nos devuelva unas tasas de rebote iguales o inferiores al 5% para cada campaña enviada. Nuestra política de envíos es clara en lo que respecta a este tema: si la tasa de rebote supera el 8%, nuestra cuenta puede ser puesta en cuarentena, lo que provocaría que la velocidad de envío proporcionada por Mailjet descendería.

Ahora que ya hemos comprendido lo que es, sabemos que la tasa de rebote es uno de los indicadores más importantes de la eficacia de nuestras campañas y del estado de salud actual de nuestra lista de contactos: Ignorarlo significaría poner en jaque nuestra entregabilidad.

 

¿Quieres consultar más conceptos básicos del email? Echa un vistazo a otras entradas de nuestro Glosario de Email.

La importancia de la Buyer Persona en el email marketing

El email marketing proporciona un contacto que crea relaciones con los usuarios. Si has logrado obtener el correo de alguien (por supuesto, sin comprar listas), quiere decir que esa persona te ha confiado un canal de comunicación que es muy íntimo. No son todos los que logran llegar hasta allí, así que siente la fortuna de haber adquirido aquel contacto.

Pero, si no sabes cómo utilizar este medio de tanto potencial, corres el riesgo de acabar desperdiciado la oportunidad que el usuario te ha dado: puedes ser ignorado, parar en el spam o incluso recibir una cancelación de suscripción.

De ahí surge la importancia de la buyer persona en una estrategia de email marketing, la responsable por evitar la ruina de tantas estrategias que componen el marketing digital.

Si no tienes idea de qué se trata, ponte cómodo porque en este artículo vas a descubrir todo lo que debes saber sobre buyer persona y email marketing: una combinación exitosa.

 

Qué es una buyer persona

Una buyer persona es una representación semi ficticia de tu cliente ideal. Su creación sirve para entender quién es tu consumidor, cuáles son sus necesidades, sus gustos y hábitos diarios. Este conocimiento en detalles acerca de tu cliente, permite desarrollar estrategias de marketing mucho más dirigidas y efectivas.

Diferente de la descripción del público objetivo, que suele ser bastante amplia, la buyer persona define características específicas del cliente que proporcionan información y datos más realistas.

Conocer a tu cliente es indispensable si deseas alcanzar resultados positivos. Por ese motivo, la definición de la buyer persona debe ser la base de la creación de cualquier estrategia — incluso de email marketing, especialmente si nos referimos al lenguaje, estilo y periodicidad del email.

Imagen vía marketingdecontenidos.com

Creando una buyer persona

Lo primero que debes tener en mente es que la creación de una buyer persona no se basa en suposiciones, se basa en datos. Estos datos se consiguen mediante el estudio y análisis de tu cliente. No suele ser algo difícil de hacer, pero requiere tiempo y algunos conocimientos, como vas a ver a continuación.

En el siguiente paso a paso, te explicaré cómo debes crear la buyer persona de tu negocio y las ventajas que trae a tu estrategia de email marketing.

Paso 1: Recolectar datos

El primer paso para crear tu buyer persona es la recolección de información mediante una investigación, que puedes hacer a través de entrevistas, encuestas, formularios o cualquier otro formato que permita realizar preguntas y conocer a tu cliente.

En esta etapa, es muy importante que sepas cuáles preguntas serán relevantes para tu estrategia. Pensando en el email marketing, puedes considerar elaborar preguntas que te informen:

  • Aspectos demográficos
  • Área de actuación, cargo u ocupación y puesto de trabajo
  • Puntos débiles, necesidades y dolores
  • Objetivos personales y profesionales
  • Canales dónde busca información
  • Tipo de contenidos que consume
  • Hábitos de compra

Otra forma de entender tu cliente, es analizando su comportamiento dentro de tu sitio web o blog. Herramientas como Google Analytics son muy eficaces en mostrar como los visitantes actúan en una página. Es decir, cómo han llegado hasta allí (a través de medios pagados, tráfico orgánico, redes sociales), a qué contenidos han accedido, qué materiales han descargado, etc.

Saber exactamente cómo se portan en tu sitio permite que ofrezcas emails mucho más atractivos a tus suscriptores, con alternativas de contenidos de valor, invitaciones de interacción y promociones irresistibles.

Paso 2: Análisis de datos

Una vez hayas levantado toda la información necesaria acerca de tus clientes, llega el momento de analizar los datos e intentar encontrar estándares entre los consumidores. En otras palabras, características comunes entre los clientes que han respondido las preguntas, como las soluciones o reclamos más citados.

Así, logras componer a tus buyer personas (¡puede haber más de una!). Pero enfócate en la buyer persona más adecuada para tu empresa y estrategia, es decir, la que corresponde más a tus expectativas de cliente ideal.

Paso 3: Estructurar a tu buyer persona

Ha llegado la hora de organizar toda la investigación que has llevado a cabo.

La estructuración corresponde a poner en el papel todo lo que sabes sobre tu buyer persona. Esta etapa es fundamental para personificar tu personaje: darle un nombre, una edad, una profesión y una descripción acerca de sus hábitos diarios, personales y profesionales. Puedes incluso crearle una historia de vida.

La identidad de tu buyer persona no es sólo una hoja de papel, trátala como un ser humano. Después de todo, es exactamente lo que representa. Ella te ayudará a especificar de qué forma tu cliente lee tu contenido, interactúa con tu empresa y cómo posiblemente comprará tu producto o servicio.

¡Conoce más sobre las Buyer Personas ingresando al enlace!

 

Elaborando tu campaña de email marketing con base en tu buyer persona

¿Tienes tu buyer persona lista? ¡Genial! Ahora tu estrategia de email marketing está a pocos pasos del éxito.

Tu buyer persona será el norte de tu estrategia de email marketing, eso significa que todas las decisiones acerca de tus campañas, deberán basarse en ella. Desde el lenguaje que vas a utilizar, hasta la frecuencia de envío que tendrán tus correos.

Si conoces todo acerca de tu cliente, entonces sabes exactamente qué hacer para conquistarlo a través de tus emails.

A continuación, te presentaré algunos tips que debes seguir para considerar tu buyer persona a la hora de elaborar tu email marketing.

Definir tus metas de email marketing

Ya sabemos cuál es el objetivo de cualquier campaña de email marketing: generar conversiones y cerrar ventas. Pero, hay una serie de metas que cumplir hasta llegar allí, y las buyer personas son las responsables por ayudarte a definirlas.

Cada buyer persona puede estar en una etapa diferente de la jornada de compra. Eso significa que tus campañas de email marketing tendrán que trabajar con diferentes metas generales, según las necesidades de cada cliente.

Por ejemplo: si una persona acaba de suscribirse en tu newsletter, es más interesante enviarle campañas centradas en contenidos que le agreguen valor. Por otro lado, si tienes un cliente que ya ha comprado tu producto o servicio, emails promocionales que refuercen tu marca, brinden descuentos y ofertas, serán más efectivos.

Ambas personas exigen metas diferentes: mientras en el primer ejemplo tienes que generar confianza y credibilidad de marca, en el segundo debes retener al cliente.

Cuando defines tus metas (con base en las necesidades de tus personas) puede determinar fácilmente qué tipo de contenido enviar en cada campaña de email marketing.

Segmentar tu lista de emails

Las buyer personas dan la oportunidad de dirigirse a todos los contactos de tu lista de emails de una manera personal, pero no funcionará si no segmentas tu base. Mientras más segmentas, más específicos y relevantes serán tus emails, brindándoles la atención y el compromiso que tus contactos merecen.

La segmentación puede hacerse de acuerdo con el género, la edad, la ubicación, los intereses y necesidades, la actividad dentro de tu blog (analizando los posts con más sesiones, por ejemplo, o los materiales más descargados), las respuestas de encuestas y mucho más.

Tienes disponible una enorme cantidad de criterios para segmentar y sacar mejor provecho del conocimiento de tus contactos. Recuerda que los datos sobre tu persona pueden ayudarte a alinear tus mensajes en los flujos de nutrición y ofrecer contenidos relevantes y personales.

Ejemplo segmentación lista de contactos

Comunicarte correctamente con tu persona

A menos que conozcan bien a tu buyer persona, es difícil definir los temas y el lenguaje que realmente llamarán su atención.

Para hablar con tu persona, ten en mente que la información relevante es la clave de una comunicación efectiva. Entre centenas de spams, nadie abre un email si el asunto no ofrece, de alguna forma, algo que le resulte llamativo.

La comunicación con tu persona comienza en la línea de asunto. Debes atraer su curiosidad desde la primera palabra, y mi primer consejo para lograrlo es que juegues con la personalización.

Identifícate como una persona humana, y no un robot o una empresa que se comunica de forma institucional. Incluye tu nombre en el remitente y dirígete al destinatario también por su nombre.

Sé creativo en el transcurso de tu email, haz referencias que hagan parte del cotidiano de tu persona para que simpatice con lo que dices.

Busca ser objetivo y escribe con un propósito claro. Si estás ofreciendo una promoción, dando un aviso o divulgando un contenido, deja tu intención evidente desde el principio.

Email tono de voz

Hacer ofertas irresistibles

Conocer a tu buyer persona puede ayudarte a elaborar la oferta perfecta con un llamado a la acción irresistible.

¿Qué valoran tus personas? ¿Necesitan recortar su presupuesto? ¿Ahorrar tiempo? ¿Les encantan los regalos? Analiza los datos psicográficos de tu buyer persona para desarrollar una oferta atractiva, por ejemplo:

  • Descarga una prueba gratuita
  • Disfruta del primer mes gratis
  • Ahorra un 30%

Por otro lado, las ofertas relevantes también pueden considerarse en la etapa inicial del embudo de ventas, por lo tanto, no necesariamente debes enfocarte en emails promocionales. Parte de tu estrategia puede adoptar contenidos que llamen la atención de tu buyer persona, teniendo en cuenta sus necesidades y dolores.

Muchas veces, podrás brindar la mejores ofertas en formatos como ebooks, whitepapers, webinars, infográficos, podcasts, etc. Lo que va a definir el formato del contenido será la forma en como tu buyer persona suele consumir información.

Me alegro de que hayas llegado hasta el final de este post. Estoy segura de que la buyer persona y el email marketing ya no son conceptos vacíos para ti, y que has entendido exactamente qué hacer para que su unión te rinda buenos resultados. ¡Mucho éxito para ti y hasta la próxima!

Por qué nunca deberías comprar una lista de email

Imagina llamar todas las semanas a la puerta de alguien que no conoces. Repetidamente, una y otra vez. Sin ni siquiera haberte presentado y sin saber si tienen el más mínimo interés en verte. Igual al principio te abren la puerta y se preguntan qué haces ahí. A la semana siguiente, miran por la mirilla y te ignoran. A la tercera semana, probablemente empiecen a plantearse llamar a la policía.

Esto sería lo equivalente a comprar bases de datos de emails en la vida real.

Entonces ¿por qué es una práctica tan común, si es tan molesto? Por un lado, es fácil entender por qué las empresas caen en la tentación de comprar bases de datos de terceros: parece una solución tan rápida y “apetecible”, ya que supuestamente te ahorra el esfuerzo de construir o aumentar tu base de datos de forma orgánica, que resistirse parece casi imposible.

 

 

Sin embargo, la realidad es que comprar bases de datos de emails no es sólo un gasto importante, sino que puede poner en jaque toda nuestra estrategia de email marketing. Te lo decimos nosotros, que en esto del email somos unos expertos. 😇

En este post veremos cuáles son los motivos por los que nunca deberías comprar una base de datos, y te daremos algunos consejos sobre cómo aumentarla de forma natural.

 

 

 

¿Qué peligros tiene comprar listas de contactos de emails?

Comprar una lista de email y enviar correos electrónicos a gente que no se ha interesado específicamente en nuestro contenido es un poco como colarse en la bandeja de entrada sin ser invitado. Al principio, puede que abran tus mensajes. Luego, empezarán a ignorarlos hasta que, en cierto momento, se cansen y llamen a la policía.

En España, esta policía puede tener dos caras. El poli bueno es el botón de spam: te mete en líos, pero podría ser peor. El poli malo es la Agencia Española de Protección de Datos, que no sólo te mete en líos, sino que también te puede meter un multazo de esos que dejan a tu empresa tiritando.

En realidad, la metáfora del poli bueno y el poli malo viene a representar los dos grandes motivos por los que nunca deberías comprar una lista de contactos:

  1. Porque afectará a tu entregabilidad.
  2. Porque es ilegal.

Pero es que, además, hay otro actor en esta película del que debes preocuparte y que vigila que no te dediques a utilizar bases de datos compradas: tu propio proveedor de emailing.

¿Te parece un poco radical? Vamos a echarle un vistazo a cada uno y verás por qué comprar una lista de contactos es más grave de lo que parece.

El poli bueno (que no es tan bueno): el spam

Si tienes mucha, muchísima suerte, los usuarios desinteresados eliminarán tu mensaje sin ni siquiera abrirlo o se darán de baja de tu lista. Sin embargo, aquellos que estén muy cansados ya de recibir emails en los que no tienen el más mínimo interés marcarán tus mensajes como spam, en lo que podemos considerar como la metáfora digital de “pegarte un portazo en la cara por pesado”.

Si muchos usuarios molestos hacen lo mismo (y lo harán, ten en cuenta que probablemente no seas el único que ha comprado la lista y les ametralla con emails cada semana) tus tasas de spam subirán exponencialmente, afectando de forma negativa a tu reputación como emisor y a tu entregabilidad. Al final, todo el dinero que has gastado en esa lista no sólo no te reportará beneficios, sino que puede poner en jaque tu capacidad de llegar a la bandeja de entrada de tus contactos.

El riesgo de las trampas de spam

Pero no solo eso. Las listas compradas, por muy actuales que sean, son susceptibles de tener trampas de spam, es decir dirección inválidas que han sido configuradas por los ISPs (proveedores de servicios por Internet, como Gmail, Outlook, Yahoo…) para detectar a los spammers.

Básicamente funcionan de tal modo que cada email que es enviado a esta dirección (una dirección sin un destinatario existente que tiene como objetivo detectar quién envía correos sin seguir las mejores prácticas del email marketing) es instantáneamente considerado por el ISP como un spammer.

¿Y qué significa esto? Pues que, desde ese momento, Gmail, Outlook, Yahoo o el proveedor de servicios por Internet que nos haya marcado como spammer va a marcar todos nuestros mensajes como correo basura, y sabes tan bien como nosotros que salir de esa situación es muuuy complicado.

El poli malo: la Agencia Española de Protección de Datos

Ahora bien, imagínate que un día Juan, uno de esos contactos a los que otras tantas empresas como tú llevan ametrallando con sus geniales campañas de marketing, se harta, pero de verdad. Se harta tanto que, como no es tonto y conoce la ley, le envía un email a la Agencia Española de Protección de Datos quejándose de que estás enviándole correos electrónicos sin autorización y… he ahí el principio del fin.

Has oído hablar del Reglamento General de Protección de Datos, ¿verdad? Si no lo has hecho, ponte al día rápidamente, porque aquí está la clave de todo el asunto.

La AEPD te abrirá un expediente sancionador y te exigirá pruebas de que tus contactos han dado su consentimiento… Unas pruebas que tú, por supuesto, no tienes. Sanción al canto. De nada te valdrá llorar o inventar excusas.

La ley es clara: en España, como en el resto de Europa, la nueva normativa exige que todos los contactos a los que vamos a enviar nuestras newsletters y campañas hayan dado su consentimiento expreso para recibir este tipo de comunicaciones.

Y aquí no hay excusa que sirva. Con la llegada del RGPD, los consumidores son muy conscientes de cuáles son sus derechos y están más que dispuestos en hacerlos respetar.

El guardia de seguridad: el ESP

Puede que no lo sepas, pero una base de datos comprada puede darte problemas mucho antes de empezar a enviar.

La mayoría de los proveedores de email (entre ellos Mailjet) prefieren no tratar con usuarios  que compran o alquilan sus bases de datos y por eso bloquean todas aquellas cuentas que son pilladas en el acto. En otras palabras, el ESP es un poco como un guardia de seguridad encargado de evitar que alguien se cuele en una fiesta sin ser invitado.

Los motivos son más que válidos: a menos que no tengas un volumen de envío mensual que supera las seis cifras, seguramente compartes la dirección de IP de envío con otros clientes y por tanto también su reputación. Esto quiere decir que si hay algún usuario que no respeta las mejores prácticas de envío de emails, tanto la reputación como la entregabilidad de dicha IP (y por tanto de todas las cuentas que la comparten) puede verse comprometida.

Cómo aumentar tu lista de contactos de forma legal

Si has llegado hasta aquí, ya tendrás claro que lo importante de una buena base de datos de email no es tanto la cantidad como la calidad. Por eso, vamos a darte algunos consejos básicos sobre cómo conseguir suscriptores que de verdad están interesados en recibir tus comunicaciones por email.  

Si al final de este post quedas con ganas de conocer más técnicas eficaces para aumentar tu base de datos, hemos escrito un artículo con más de 14 ideas que te resultará muy útil.  

1. Saca partido a todos tus canales

La mayoría de las webs suelen centrar sus esfuerzos de captación exclusivamente en el blog, pero hay muchas más páginas donde puedes añadir un formulario de suscripción para aumentar tu base de datos. Un ejemplo son aquellas partes de tu web que están siempre visibles para el usuario, como el footer o el menú lateral.

Por otro lado, podemos sacar provecho también a herramientas como las redes sociales, que te permiten convertir tus seguidores en suscriptores a través de formularios o botones de acción.

Imagen vía Blogpocket.

2. Aprovecha el contenido de valor

Otra forma muy efectiva de hacer crecer tus listas de contactos es ofreciendo a cambio algún tipo de contenido de valor. Dicho así puede que no te haya convencido mucho, pero si lo piensas bien, seguro que te viene a la cabeza al menos una ocasión en la que has compartido tu dirección de email para recibir o descargar una pieza de contenido.

El secreto de esta técnica está en la calidad de lo que ofreces: si no es algo útil que aporta un beneficio, nunca funcionará, pero si lo logras, tu base de datos no parará de aumentar.  

3. No te olvides del mundo offline

A veces nos centramos tanto en el mundo digital que nos olvidamos de las oportunidades de captación que tenemos delante de nosotros, literalmente. No hay nada malo en compartir formularios físicos en tu tienda o establecimiento para recoger direcciones de email de los que ya son tus clientes, o en sacar partido a los eventos en los que participes para recoger direcciones de email.

Eso sí, siempre debes conservar los formularios como prueba de que has obtenido el  consentimiento explícito de esos suscriptores o, todavía mejor, puedes enviarles un email de confirmación antes de añadirles a tus listas de contactos.  

En resumen

Ya queda claro, ¿no? Enviar correos a quien no quiere recibirlos no sólo es un error desde el punto de vista comercial (¿para qué vas a gastar dinero en comprar una lista de email si no te va a aportar beneficios?), sino que puede convertirse en un gran problema desde el punto de vista legal.

Así que, si quieres sacarle el máximo partido a tu estrategia de email marketing, lo realmente efectivo es crear una base de datos de forma orgánica, con suscriptores que de verdad aprecien nuestros contenidos y nuestras ofertas.

Consulta nuestra guía: Cómo crear una lista de contactos que se conviertan en clientes de por vida.

Llega la Colaboración para cambiar la industria del email

Hoy hemos lanzado el Kit de Colaboración de Mailjet. Es uno de los días más importantes en la historia de Mailjet, pero no solo eso. Hoy llega una nueva forma de hacer emailing.

Hace un año, decidimos pulsar el botón de pausa en nuestro desarrollo, para detenernos a observar cómo trabajaban los nuevos equipos (incluido el nuestro). Equipos dispersos que se comunicaban usando Slack, presentaciones que se construían de forma colaborativa en Google Docs, agendas de departamentos gestionadas en Trello… Trabajar juntos, con ayuda de plataformas que facilitaban esta forma de trabajar, se estaba convirtiendo en la norma. Pero, ¿qué hay del email?

Hoy, los equipos colaboran en el email a diario y la falta de comunicación y las pérdidas de tiempo son los principales puntos débiles. Sabíamos que era hora de traer a la industria del email a los 2000 y continuar con la misión de Mailjet: Llevar la Colaboración al Email.

 

Presentamos el Kit de Colaboración de Mailjet:

Por primera vez en la industria del email, la creación, el envío y la gestión de los emails puede ser tan colaborativa como el resto de herramientas que ya usas y amas. Imagínate un Google Docs para el email, pero con mucho, mucho más.

Colaboración en Tiempo Real & Comentarios (el Google Docs del email)

Trabaja de forma conjunta en tiempo real, en la misma plantilla de email. Añade comentarios y notas directamente en tu plantilla para iterar y validar tu diseño y contenido rápidamente.

Secciones bloqueadas & Solicitud de publicación (control parental para el email)

Asegúrate de que tus emails respetan siempre tu imagen de marca bloqueando el estilo y/o el contenido de secciones específicas. Envía solo emails que han sido aprobados por un manager aplicando restricciones para que otros usuarios no puedan publicar plantillas sin permiso.

Gestión de usuarios

Define lo que puede ver cada uno de los miembros de tu equipo puede ver, editar o publicar, con un sistema de permisos avanzado.

Psst! Echa un vistazo a nuestro lanzamiento de hoy en la página de Product Hunt.

Real Time Collab

 

¿Por qué decidió Mailjet en impulsar la colaboración en el email?

Como ya he mencionado, la misión de Mailjet siempre ha sido ser la plataforma de email que permite a los profesionales del marketing y los desarrolladores trabajar juntos. ¿Por qué? Bueno, aunque muchos no lo saben, el email requiere de muchos (muchos) colaboradores.

De forma habitual, la gente que trabaja en el email (incluso dentro de la misma empresa) trabajan en silos, usan plataformas de email separadas diseñadas para sus necesidades individuales. Por este motivo, el primer paso de Mailjet fue crear una única plataforma de email en la que los profesionales del marketing y los desarrolladores ambos pudieran crear y enviar emails de la forma en la que quieren: usando una plataforma intuitiva y un editor de email de arrastrar y soltar el primero, y un lenguaje de plantillas y unas APIs potentes para el segundo. Una plataforma para toda la empresa.

Pulsamos la tecla de avanzar hasta el momento en el que yo me uní a la empresa. Mi bebé fue MJML, el lenguaje de marcas de email que facilita la codificación de correos electrónicos. MJML es de código abierto y está separada de Mailjet pero, de acuerdo con nuestra visión, aprovechamos esta tecnología para para facilitar la colaboración entre profesionales del marketing y desarrolladores en Mailjet. Hoy en día, los desarrolladores pueden codificar un email en MJML y simplemente cargarlo en el editor de emails de Mailjet, Passport, desde donde los profesionales del marketing pueden editarlo como quieran, usando la interfaz de arrastrar y soltar (drag & drop).

Aquí estamos ahora y, con el lanzamiento del Kit de Colaboración, estoy convencido de que Mailjet tiene la mejor plataforma de emailing colaborativo del mercado. Los equipos encargados del email son cada vez más sólidos, las agencias están haciendo del email una parte esencial de su oferta y las empresas del F500 necesitan que sus campañas de email salgan más rápido que nunca. Todo esto necesita mejor colaboración y me alegra poder decir que esta ha llegado por fin al email.

 

¿Quieres verlo por ti mismo? Puedes probar la Colaboración en Tiempo Real de Mailjet, los Comentarios y más de forma gratuita aquí.

¡Nos encantaría saber lo que piensas! Cuéntanoslo en Twitter o mándanos un email a contact@mailjet.com.

 

Novedad: Añade comentarios en tu editor de emails

Imagínate la situación: estás preparando tus plantillas de email para el comienzo del curso, todo tu equipo está movilizado y el email tiene que estar aprobado antes de que acabe el día. Tu buzón de entrada está desbordado con correos sobre cambios, el teléfono no deja de sonar y terminas sentándote en el puesto de un colega para terminar juntos en su ordenador esa plantilla súper urgente.

Todas las idas y vueltas que hacen falta para crear un email suelen suponer una gran pérdida de tiempo. Sí, lo sabemos: enviar emails importantes puede ser una pesadilla. Por eso nos hemos propuesto cambiar la forma de diseñar emails en equipo.

Gracias a la última función de Mailjet, podrás comunicarte con tu equipo del modo más sencillo, directamente desde nuestro editor de email. Dale la bienvenida a esta nueva opción: ¡los comentarios!

Esta novedad simplificará la forma de crear y validar plantillas de email en equipo. Ahora podrás añadir comentarios directamente en el bloque en el que quieres colaborar con tus colegas, sin perder información ni tiempo con interminables intercambios entre departamentos.

Comentarios en editor de email de Mailjet.

Añade comentarios y responde a los que te han hecho

La nueva función de Mailjet te permite añadir comentarios directamente en cada bloque de contenido (texto, imágenes, botones, etc.).

Escribir un comentario en un bloque de contenido de email.

Y, por supuesto, también podrás editar o eliminar tus comentarios y responder a los que te haya hecho tu equipo.

Responder a comentarios Mailjet.

Conserva tu historial de comentarios

Todos los comentarios aparecen enumerados en el lateral derecho del editor de email y están vinculados al bloque de contenido correspondiente.

¿Has resuelto un comentario? Archívalo en la pestaña «Resuelto». Podrás volver a abrir los comentarios resueltos en cualquier momento para verlos de nuevo.

Archivar comentarios.

¿Tienes alguna pregunta? ¿Sugerencias? ¿Quieres decirnos solamente lo mucho que te gusta esta nueva función? ¡Déjanos un comentario sobre nuestros comentarios en Twitter! 😎

Nota: esta opción solo está disponible para trabajar con plantillas de email. Los comentarios no están activos en el modo de campaña.
Esta opción está disponible para planes Premium.

Estadísiticas de email: qué te cuentan de tu estrategia de emailing

Sorprendentemente, en la mente de muchos expertos en marketing, los envíos de email se reducen a tener una lista limpia, encontrar ideas para contenido interesantes (desde los asuntos hasta los CTA) y pulsar enviar. Qué gusto da el trabajo bien hecho, ¿verdad?

Peeeero (sí, esto es divertido) en realidad solo has hecho la mitad del trabajo. Los envíos de email implican mucho más que enviar campañas o configurar emails transaccionales: también engloban el seguimiento de tus campañas, analizar las estadísticas de tus emails y sacar conclusiones para mejorar tus envíos en el futuro. Y nos ha parecido que te preguntabas cómo puedes hacerlo.

1-how

No te preocupes, querido lector. Las estadísticas de email acuden a tu rescate. En este artículo te explicaremos qué estadísticas de email te conviene vigilar, qué revelan los resultados sobre tus prácticas de emailing y cómo puedes mejorar dichas estadísticas.

 

Estadísticas de email que debes conocer y vigilar

Obviamente, todas las estadísticas que ofrecen los diferentes proveedores de servicios de email son relevantes. De hecho, son tan relevantes que, uses la plataforma que uses para enviar tus emails, los diferentes estados de email disponibles en tu panel de estadísticas se etiquetarán de la misma forma. Sí, así de importantes son tus estadísticas de email.

Vamos a empezar diferenciando grosso modo las estadísticas positivas de las negativas. Aunque esta clasificación no es oficial, te ayudará a ver qué te conviene mejorar y qué necesitas corregir.

Estadísticas de email positivas

Tasa de emails enviados y entregados

Empecemos con las estadísticas más obvias: la tasa de emails enviados y entregados. Tal como indican sus nombres, la tasa de emails enviados es la proporción de emails que han salido del servidor del remitente para llegar a tus destinatarios. Si un gran número de emails permanecen como “enviados” durante un largo periodo de tiempo (el tiempo de envío medio suele oscilar entre unos segundos y unas horas), entonces probablemente estés teniendo un problema de entregabilidad.

La tasa de emails entregados es la proporción de emails enviados que han llegado al servidor del destinatario. Sin embargo, que tu email figure como “entregado” no quiere decir que haya acabado en la bandeja de entrada de tu contacto. Es imposible para cualquiera que no sea el receptor saber si el mensaje ha llegado a su bandeja de entrada o su carpeta de Correo No Deseado.

Normalmente, si respetas las prácticas recomendadas para enviar emails, estas estadísticas oscilan entre el 95 % y el 100 %

Tasa de apertura

La tasa de apertura es el porcentaje de emails enviados que se han abierto al menos una vez. Es una buena forma de saber si la gente quiere leer tus mensajes. Es una buena forma de saber si tus contactos quieren leer tus mensajes o si los mandan a la papelera directamente, sin siquiera abrirlos. Por supuesto, quieres que esta tasa sea lo más alta posible. 😉

Tasa de clics

La tasa de clics es el porcentaje de emails abiertos en los que se ha hecho clic al menos una vez, sin contar con los clics en el enlace de cancelación de suscripción. Gracias a ella, sabrás cómo interactúan tus contactos con tu contenido, y si este es lo suficientemente interesante como para que tus lectores visiten tu sitio web. Tasas de clic altas son una muestra de interés y pueden ayudarte a perfilar campañas futuras.

Estadísticas de email negativas

Las estadísticas negativas son las que pueden dañar tu reputación de remitente (y bastante, si son demasiado altas, así que debes intentar que sean lo más bajas posible).

En Mailjet hemos definido un umbral que no debes sobrepasar; de lo contrario, corres el riesgo de que pongamos tu cuenta en cuarentena o incluso de que te bloqueemos. Esta es nuestra forma de asegurar que los malos resultados de un destinatario no tienen un efecto negativo en la reputación de remitente de nuestras IPs compartidas.

Tasa de emails rebotados

La tasa de rebotes se calcula sobre la cantidad total de emails enviados. Un rebote significa que el email no ha llegado a su destino (la bandeja de entrada de tu contacto) por diferentes motivos. En Mailjet distinguimos entre rebotes suaves (bandeja de entrada llena, mensaje de ausencia, etc.) y rebotes duros (dominio no válido, servidor inexistente, etc.).

Los rebotes suaves (en inglés, soft bounces) se deben a problemas temporales, como que la bandeja de entrada de tu contacto esté llena o que haya un problema de conexión. En estos casos, se tratará de reenviar los emails de forma automática. Si el email no es enviado en cinco días, se marca como rebotado.

Los rebotes duros (en inglés, hard bounces) son errores de entrega permanentes causados por una dirección de email inválida (por ejemplo, una dirección mal escrita, un servidor de destino inexistente, etc.). Este tipo de rebotes impacta de forma negativa en tu reputación de remitente. Para evitar problemas de entregabilidad, es muy importante eliminar frecuentemente direcciones emails rebotados de tus listas de email.

Tasa de emails bloqueados

La tasa de bloqueos se calcula sobre la cantidad total de emails enviados. Bloqueado es un estado que Mailjet establece para sus usuarios, a través del cual nuestro sistema hace un bloqueo previo de los emails que han sufrido rebotes duros o se han marcado como spam. El objetivo es reducir el daño que sufre la reputación del remitente.

Tasa de emails marcados como spam

La infame categoría de spam se calcula sobre la cantidad de emails entregados. Las denuncias de Spam se hacen cuando el receptor considera que el email se le ha enviado sin su consentimiento. El spam suele ser vinculado a las campañas de marketing, los emails transaccionales no suelen ser marcados como spam.

Muchos ISPs (Internet Service Provider, o proveedores de servicios de email) incluyen la opción de marcar como spam cada email que llega a la bandeja de entrada de sus contactos. En “spam” encontrarás todos los destinatarios que han hecho clic en el botón “Marcar como spam” de sus clientes de webmail o ISP.

Las denuncias por Spam son tomadas muy en serio y pueden ser perjudiciales para tu reputación de email. Por supuesto, te interesa evitar esta categoría por encima de todas las cosas y mantener tu tasa de Spam por debajo de cualquier otra estadística de email.

Aquí tienes algunos consejos para mantener tu tasa de spam baja:

  • Envía solo emails a contactos que te hayan dado su consentimiento explícito. El uso de bases de datos de terceros está prohibido.
  • Incluye siempre un enlace de cancelación de la suscripción (unsubscribe) visible en todos tus emails. No quieres que tus suscriptores marquen tus emails como spam para dejar de recibirlos.
  • Tu nombre de remitente y de dominio debe ser comunicado en todos tus mensajes.
  • El contenido debe ser relevante y reflejar las expectativas de tus contactos.
  • Limpiar tu lista habitualmente garantiza que tus emails están siendo enviados a usuarios interesados.

Tasa de unsubscribe o bajas

La tasa de cancelaciones de suscripción está vinculada a la tasa de apertura. Indica el porcentaje de destinatarios que han hecho clic en el enlace de cancelación de suscripción (o, en algunos casos, en el botón de cancelación de suscripción que ofrecen algunos clientes de webmail e ISP) en el email abierto. Considéralo como una forma sana de mantener al día tus listas de suscriptores. Recuerda que, si usas Mailjet, las direcciones de email dadas de baja se eliminan automáticamente de tu lista.

 

¿Qué significan estas estadísticas de email?

Estas estadísticas no existen porque adoremos los números (ni siquiera estamos seguros de que nos gusten tanto…). Tienen su sentido, y según los resultados que obtengas con respecto a los KPI que hayas definido, tendrás que tomar unas medidas u otras. Vamos a ver algunos de los escenarios más habituales…

1. No tengo estadísticas negativas significantes, pero mi tasa de aperturas es baja.

Antes de que puedan abrir tus emails, tus destinatarios comprobarán 3 elementos: tu nombre de remitente, el asunto y el preencabezado. ¿Has probado estos elementos? El nombre del remitente que estás usando podría no ser todo lo explícito que crees. Otra opción es que tu asunto vaya adornado con emojis, que es el enfoque que más gusta a nuestros amigos de Producto Hunt. ¿No tienes muy claro por dónde empezar? Encontrarás todo lo que necesitas en este artículo sobre los elementos que puedes (y debes) probar.

4-Product Hunt 
¿A que no te imaginas qué evento celebraba este email tan chulo de Product Hunt email?

2. Tengo una buena tasa de apertura, pero mi tasa de clics no termina de despegar.

¡Enhorabuena! Tus destinatarios abren (y, esperemos, leen) tus emails. Aunque, por algún motivo, no parece que hagan clic. Esto podría deberse a un problema con los CTA o con el contenido. Es decir, que si no hay suficientes elementos en tu email como para hacer clic, pues tus lectores no harán clic (sí, es bastante obvio). Lo mismo ocurre si tu contenido no les resulta lo suficientemente atractivo.

Así que no olvides probar (sí, otra vez) las posiciones de tus CTA o la extensión de tu contenido. Mejora tus CTA, para que sea más fácil hacer clic en ellos, con botones o imágenes claros en tus textos, en lugar de hiperenlaces planos. Tienes que ver la parte práctica: si tus emails se abren y se leen en un dispositivo móvil, será más fácil que tus lectores hagan clic en un botón usando el pulgar que tener que ampliar el contenido para hacer el texto más grande.

3. Mis estadísticas negativas se están disparando. ¡Socorro!

No hay que darle muchas vueltas: la calidad de la lista de suscriptores que usas es mala. Esto puede deberse a varios motivos:

  • Llevas muuuuuuuuuuucho tiempo sin enviar un email y tus suscriptores se han olvidado de que existes.
  • Hace poco que has comprado o tomado prestada una lista de terceros (PRÁCTICA NO RECOMENDADA) y ahora estás sufriendo las consecuencias.
  • Acabas de empezar a enviar emails de forma periódica y aún no has limpiado de verdad tu lista de suscriptores, lo que se traduce en un cúmulo de estadísticas negativas.

Las opciones que tienes para evitar que esto ocurra son pocas. Primero, antes de enviar: ¡NO USES NUNCA UNA LISTA COMPRADA! Segundo: ¡NO USES NUNCA UNA LISTA COMPRADA! Y tercero: espero que hayas captado el mensaje. Es como el Club de la Lucha: tienes que repetir la primera regla hasta que se quede grabada a fuego.

5-fight club

Ahora que conoces la regla de oro, aquí tienes otros consejos que puedes poner en práctica. Si es la primera campaña que envías en tu vida, o al menos la primera desde hace mucho tiempo, manda campañas más pequeñas antes de enviársela a todos tus suscriptores y pregúntales si quieren seguir recibiendo tu contenido. De esta manera, limitarás los riesgos de bajas y tasas de spam masivas.

Asimismo, no olvides eliminar los emails rebotados, marcados como spam y bloqueados de tu lista de suscriptores. Es como lavarte los dientes todas las noches: solo tardas 3 minutos, pero es un rollo, parece inútil y la pasta de dientes sabe fatal (de hecho, no sabemos cómo se ha acabado colando la pasta de dientes en esta analogía, así que mejor olvida esa parte). Ahora bien, a la larga, el resultado merece la pena: sigues conservando tu dentadura y has preservado tu reputación de remitente. ¡Todos salimos ganando! (Menos tu dentista, claro).

En resumen

Pues eso es todo. Ya te hemos explicado las estadísticas principales que deberías tener en el punto de mira cuando quieras mejorar tus campañas de email. Como ves, no hace falta tener un máster: solo se trata de probar, mejorar y volver a probar. Así que… ¡vamos, tú puedes! La pista es toda tuya. ¡Haz despegar tus estadísticas positivas y reduce las negativas a cenizas!

¿Te ha gustado el artículo o te gustaría añadir algo más? ¡Cuéntanoslo en Twitter! Nos encantará escuchar cómo van tus estadísticas.

***

Este artículo es una versión actualizada del post “Estadísiticas De Email: Qué Te Cuenta De Tu Estrategia De Emailing”, escrito por Thomas Hajdukowicz publicado en el blog de Mailjet el 23 de marzo de 2017.