Mejora tu entregabilidad: evita usar sólo imágenes

Montar un correo electrónico que consista únicamente en imágenes es una práctica tentadora que puede reducir bastante el tiempo de desarrollo. Incluso, en algunos casos, podría ayudar a aumentar la tasa de apertura de una campaña de correo electrónico si se logra calcular cuando se visualizan las imágenes…

Deliverability-Advice-Avoid-image-only-Emails

Sin embargo, como seguro que ya sabes, muchos clientes de correo y webmails bloquean por defecto las imágenes. Por lo tanto, si tu correo electrónico sólo contiene imágenes, no se mostrará ni el mensaje ni la llamada a la acción (call to action), por lo que la eficacia de tu envío se reducirá significativamente.

Montar correos electrónicos que consistan sólo en imágenes es una mala idea porque:

• Es lo que hacen los spammers. Como práctica habitual, los spammers utilizan las imágenes para ocultar determinadas palabras clave.

• No ayuda a la comprensión inmediata del contenido del correo electrónico.

Conclusión: las imágenes de tus emails no deberían ocupar más del 50% de la superficie total del correo electrónico. Lo ideal es que se mantenga por debajo del 30%.

Consejo para mejorar la entregabilidad: ¡No caer en la trampa de los correos inactivos!

Empecemos por el principio… en el campo de los envíos de correos electrónicos, ¿qué se entiende por contactos inactivos?

Podríamos definirlos como aquellas direcciones de correo electrónico que no han sido reactivadas en un determinado periodo de tiempo.

El problema con estas direcciones es que pueden tener un impacto negativo en la reputación de tus envíos. Cuanto mayor sea el número de contactos inactivos, menor será la tasa de reactividad de los suscriptores y ésta es determinante para tu reputación.

Deliverability-Advice-How-to-avoid-the-pitfalls-of-inactive-contacts

Estarás pensando… ¡A ningún profesional del marketing le gusta borrar contactos de sus listas de distribución! Cierto, aunque si perder ese contacto implica mejorar significativamente la entregabilidad de tus envíos para el resto de contactos de tu lista de distribución y, por tanto, los resultados de tus campañas, ¡merece la pena pensárselo bien!

¿Después de cuánto tiempo se considera una dirección como inactiva?

Para los ISP suele ser después de los seis meses, aunque el periodo de tiempo puede variar entre los tres y los nueve meses, dependiendo de las necesidades del negocio.

De hecho, en los mercados B2B, dado el elevado valor de un contacto y a que los ciclos de compra duran más tiempo, no es extraño que se considere como inactiva una dirección hasta que no pasen uno o dos años, desde la última reacción. Sin embargo, esta práctica no es la más recomendable, pues sus efectos podrán ser desastrosos…

Para entender los motivos por los que tus suscriptores están inactivos, sería interesante analizar a aquellos que se activaron después de varios meses de inactividad y preguntarse qué es lo que ha impulsado su actividad.

Contando con los datos necesarios, sería muy esclarecedor saber si una acción ajena al envío de emails ha sido el detonante de la actividad, ya sea el contacto por teléfono, la visita a un punto de venta real, o una campaña desarrollada por otro canal.

¿Qué hacer con las direcciones inactivas? Estrategias recomendadas

1. Segmenta tus listas:
Te permitirá probar nuevas tácticas de reengagement (o reenganche) de los usuarios inactivos.

2. Ofrece una última oportunidad:
Si las estrategias de reengagement fallan, deberías plantearte anular los contactos inactivos. Antes puedes probar la efectividad de los envíos del tipo “última oportunidad” para tentar a tus suscriptores usando en tu mail asuntos del tipo “¡Hace mucho que no sabemos nada de ti! ¿Es esto un adiós?”.

3. Actualiza tus listas:
Un recurso, que, debe ser el último, pero que a veces es inevitable. Implica cerrar la comunicación con los consumidores inactivos.

4. Otras estrategias que deberían ponerse en marcha antes de que tus suscriptores se vuelvan “inactivos” – y, en algunos casos, incluso antes de que se suscriban- son, por ejemplo, mejorar la promesa que se hace en el momento de la suscripción, implementar un doble opt-in, planificar y poner en marcha un programa de bienvenida, analizar los canales de reclutamiento o hacer el botón para darse de baja más visible.

Al igual que ocurre con el emailing, para todas estas estrategias el concepto clave es “compromiso”. Cuantos más suscriptores enamores con tus emails, menos quebraderos de cabeza tendrás y cuanto más honesto seas desde el comienzo de la relación con tus clientes, más suscriptores confiarán en ti.

En conclusión

¡No dejes de prestar atención a la actividad de tus suscriptores! Si lo dejas para después, corres el riesgo de ser bloqueado, ya sea porque no hayas editado tus contactos tras haberse producido rebotes (bounces) en alguno de tus envíos, o bien porque algún usuario haya olvidado que se había suscrito y decida marcar tus mails como spam.

Photo Credit : Domaine Public – United Kingdom Government

Spam: una preocupación global

El spam ha estado presente casi tanto tiempo como el email: el primer email de spam se remonta al año 1978. Desde entonces, el spam se ha convertido en un visitante frecuente de las bandejas de entrada de todo el mundo, haciendo que la vida del profesional del email marketing sea un desafío constante. Aunque los filtros antispam hayan mejorado a la hora de separar los emails buenos de los malos, todavía no son perfectos.

Dado que el spam constituye casi el 70% de todo el tráfico de emails, los filtros antispam deben trabajar duro para eliminar los emails de spam, algo que a menudo afecta a la entregabilidad. De hecho, uno de cada seis emails de marketing enviados no llega a la bandeja de entrada designada. Esto significa que una cantidad considerable de los mensajes que envías a tus clientes nunca llegará al público destinatario. Esto podría provocar una pérdida de ventas, una participación o un crecimiento menor.

 

El Spam: Una preocupación global

Dado que el spam tiene un efecto significativo en la entregabilidad de los emails, cabría esperar que fuera una preocupación compartida por profesionales del email marketing de todo el mundo. Parece ser que no es el caso.

Recientemente realizamos un estudio en el que encuestamos a 300 responsables de marketing de EE.UU., Francia y Alemania. Un hallazgo importante fue que no todos ellos perciben la amenaza del spam de la misma forma:

statistics-spam

 

Según nuestras conclusiones, los profesionales del email marketing de EE.UU. son a los que más les preocupa que el email llegue a la carpeta de spam (87% de los encuestados). Los franceses les siguen muy de cerca (82%), mientras que los alemanes se preocupan considerablemente menos (71%).

Esto coincide con el grado de familiarización de los profesionales del email marketing con las leyes antispam: en EE.UU., más que la mitad de los encuestados aseguró estar muy familiarizados o sumamente familiarizados con las leyes antispam (53%). En Francia y Alemania este número ha sido considerablemente menor (40% y 36%, respectivamente).

Azul oscuro: Sumamente familiarizado – Azul claro: Muy familiarizado – Naranja: Algo familiarizado – Naranja oscuro: No muy familiarizado – Rojo: En absoluto familiarizado.

Familiarización con las leyes antispam por país

 

Conocer las leyes antispam

Parece lógico que, cuanto más conozcas las leyes antispam de tu país, mejor comprenderás los desafíos a los que te enfrentas como profesional del email marketing que intenta llegar a la bandeja de entrada de su público. Cuanto más sólido sea tu conocimiento de las leyes antispam, mayor será la preocupación por el spam.

En lo relativo al spam, preocuparse es bueno. Significa que los profesionales del email marketing son conscientes de las reglas del juego aplicables al envío de emails. Y también comprenden que, si ellos no siguen esas reglas, la carpeta de spam podría ser el destino final de una campaña de email marketing cuidadosamente trabajada.

Únicamente siendo cauteloso, conociendo las regulaciones antispam y siguiendo las prácticas recomendadas para el envío de emails, podrás asegurarte de que tu email tenga mayores posibilidades de llegar a la bandeja de entrada y lograr grandes resultados.

Entonces, ¿qué puedes hacer para luchar contra el spam y aumentar la entregabilidad? Familiarízate con los principales términos de envío de emails y sigue las prácticas recomendadas. Y, por supuesto, aprende acerca de las leyes antispam de tu país para comprender qué regulaciones serían aplicables en tu caso.
¿Cuánto te preocupa que tus campañas acaben en la carpeta de spam? ¿Y qué haces para luchar contra el spam?

 

Por qué es importante comenzar con una mentalidad global

¿Alguna vez has jugado al Risk, el juego de mesa? Había una época, cuando era adolescente, en la que mis amigos y yo jugábamos sin parar. Lo recuerdo como un juego desalentador porque, además de necesitarse horas (e incluso días) para cada partida, hacía falta asentar las bases rápido, tener una buena previsión y equilibrar una expansión controlada.

Comenzar un programa de emails desde cero me recuerda a todo ello. Muchas de esas estrategias se usan en la fase inicial de un negocio, o cuando se empieza a bocetar la estrategia de un programa de marketing. Ganar el juego del email requiere la construcción de una estrategia de crecimiento sostenible que esté en sintonía con las necesidades de los clientes y que continúe estando un paso por delante a la hora de proporcionar lo que se pida. Uno de los ingredientes clave de este crecimiento es tener una mentalidad global desde el principio.

En este post te contamos por qué dedicar tiempo y recursos valiosos a la construcción de un programa global de marketing por correo electrónico es una inversión que vale la pena.

 

Cada país utiliza la bandeja de entrada de forma distinta

Nuestro reciente estudio de marketing global mostró que el número promedio de suscriptores de correo electrónico en los EE. UU. (530 000) es mucho mayor que el de Francia y Alemania (491 000 y 467 000 respectivamente). EE. UU. también envía más emails de marketing que transaccionales, justo al contrario que Alemania. Estas dos conclusiones son solo una pequeña muestra de hasta qué punto interactúan de modo diferente los consumidores de EE. UU. y los europeos con respecto a los emails.

Aunque es posible que ralentice la ejecución inicial, investigar acerca de quiénes son tus clientes (más concretamente en qué países residen) y cómo interactúan, te ayudará a focalizar tus esfuerzos mientras avanzas.

Primero, debes recopilar la ubicación de tus clientes en algún punto del proceso de registro. En función de tu negocio y del grado de reticencia de los clientes a la hora de proporcionar información, esto puede ir desde la dirección postal completa hasta simplemente la ciudad y el país.

Una vez tengas estos datos, puedes optimizar la relevancia de tu contenido, haciéndolo a medida para que se adapte a las fiestas locales, a las zonas horarias y al idioma. Además, no te olvides de combinar esto con tus conclusiones con respecto a las tendencias locales generales. Porque ahora ya sabemos que una bandeja de entrada de EE. UU. recibe más emails de marketing que la de Alemania…

 

Las leyes varían en cada país

Una mentalidad global tiene unas implicaciones más amplias que la mera interacción del cliente. Cada país maneja la privacidad, el opt-in y el spam de forma algo diferente. Si no estás familiarizado con estas leyes, corres el riesgo de sufrir las consecuencias legales. Incluso si tu negocio está ubicado en EE. UU., por ejemplo, eres responsable de respetar las leyes de los países en los que residen tus destinatarios.

No sé si recuerdas del caso de la Ley contra spam de Canadá (CASL), que entró en vigor en el verano de 2014. Para adaptarse al panorama digital, en cambio permanente, el gobierno canadiense reescribió los términos de consentimiento y responsabilidad. Uno de los cambios más importantes fue que los remitentes ahora necesitan obtener el permiso explícito del receptor antes de que se les permita enviar un email, algo muy similar a lo que establecen las leyes contra spam de EE. UU. (CAN-SPAM).

“Las leyes en materia de privacidad y del opt-in de correos electrónicos son cada vez más estrictas; una tendencia que continuará, tal y como demuestra la reciente legislación contra spam de Canadá (CASL)”, afirmó Poole en una reciente entrevista a CMS Wire.

Hay muchos recursos en línea (uno de nuestros favoritos es el Instituto de Información Legal de Cornell) para leer sobre las políticas globales contra spam y en materia de privacidad, pero, a medida que crezca tu negocio, deberás considerar la necesidad de contar con la ayuda de asesores.

 

Una lista que puede dar más

Por último, pero no por ello menos importante, la recopilación de esas listas de clientes segmentadas geográficamente que mencionábamos anteriormente te permite, a medida que crece tu negocio, obtener más información de una manera más sencilla. Tanto si vas a abrir una tienda física en otra ciudad como si buscas impulsar la conciencia de marca en el extranjero, ya habrás establecido una relación con tu público en estos ámbitos y podrás dirigirte a ellos cuando lleves a tu negocio al siguiente nivel.

Cuanto antes establezcas una comunicación con tus clientes, más sólido será el ciclo de retroalimentación. Cada vez que un cliente abre, hace clic o comparte, aporta información acerca de qué es a lo que más responde y qué partes de tu producto le emociona más. Las listas segmentadas te ayudan a ayudar a tus clientes.

Para obtener más información acerca de cómo segmentar tus listas de contactos, haz clic aquí y echa un vistazo a nuestro vídeo-tutorial.

Aunque el desarrollo y la expansión adecuada de tu programa de email marketing necesita mucho más tiempo que una partida de Risk, el hecho de empezar con una sólida base te convertirá en un fuerte rival en el juego de las bandejas de entrada. Durante las próximas semanas exploraremos las tendencias globales del año pasado en cuanto a spam, frecuencia y métodos de evaluación y cómo debes utilizarlas para adelantarte a los acontecimientos de 2015. ¡Permanece atento al blog!